jump to navigation

El azote de sus señorías 19 septiembre 2010

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: ,
trackback

Esta mañana, agotado después de correr la Cursa de la Mercè (os doy una primicia, tengo un nuevo récord personal de dicha prueba), pensaba para mí aquello de “qué día tan bonito, ya verás como viene alguien y lo jode”.

Me encaminé hacia el quiosco de la esquina, camino de casa (y de una refrescante y merecida ducha) cuando veo en la portada de los periódicos que este señor no volverá a deleitarnos con su sabiduría:

El genial cantautor, poeta, maestro y un montón de cosas más don José Antonio Labordeta nos ha dejado para ir a poner orden en el cielo, en el infierno o donde vaya usted a saber le toca ir a las buenas personas cuando abandonamos este mundo.

El bonachón de Labordeta tuvo en sus manos como alumno a, nada más y nada menos, que a Jiménez Losantos (qué mal le enseñaste, José Antonio, hombre…) y tuvo otras facetas profesionales, como las de presentador del inigualable programa “Un país en la mochila”, donde nos mostrabas los rincones más recónditos de nuestra piel de toro:

Tanta fue la fama de este programa, que tuvo su contrapartida humorística en  sketches de otro de la misma cadena (RTVE), donde no quedabas muy bien parado:

Lo que siempre nos quedará en el recuerdo es que, cuando la dictadura franquista empezaba a decaer y la gente empezaba a perderle el miedo, uno de los puntos de encuentro de los que luchaban contra la misma eran tus conciertos:

Creo hablar en nombre de tod@s l@s que amamos la libertad, diciéndote “Hasta siempre, compañero”.

Cuando esta semana pase por la Carrera de San Jerónimo, pienso decir, a grito pelado y en homenaje tuyo: Señoras y señores diputad@s: ¡¡¡VAYANSE A LA MIERDA!!!

Anuncios

Comentarios»

1. Obelix - 25 septiembre 2010

Amigo Sinsajo:
Me he molestado en leer los comentarios de JL, que tan amablemente nos has dado ha conocer. Siendo como soy, no puedo menos que contener la risa por la gran dosis de hipocresía, cinismo y mala baba que destilan sus palabras. No da puntada sin hilo este incotinente verbal de la demagogia mas esteril y cavernaria. Desde el respeto que me merece todo ser humano, no me importa ni lo mas mínimo la opinión que tenga este señor sobre D. Jose Antonio. Utilizando palabras de su mismo credo diré.” Por sus obras los conocereis”.
No añadiré nada más. Solo darte la bienvenida a este blog, e invitarte a que continues dando tus opiniones y comentarios que siempre serán bien recibidos y leidos con todo el interes por mi parte, y seguro tambén del bloguero que nos alberga.
Un saludo afectuoso.

Me gusta

irreductiblepuntocom - 20 septiembre 2010

Estimado sinsajo:
A pesar de que las trayectorias políticas de Don José Antonio (y la de un servidor y bloguero) y del señor Jiménez Losantos son diametralmente opuestas me ha conmovido el imborrable recuerdo que tiene el alumno de su antiguo profesor.
Si he de serte sincero, a mí me cae mal el señor J.L. no por sus ideas políticas, sino, (como a la mayoria de gente que no comparte sus ideas) por la forma de expresarlas, casi siempre utilizando el insulto como arma arrojadiza. Que una cosa es tener diferentes puntos de vista y expresarlo y otro muy distinto es encabronar al personal con exhabruptos.
Que conste que en este blog todas las opiniones políticas tienen cabida…
Un saludo.

Me gusta

2. sinsajo - 20 septiembre 2010
irreductiblepuntocom - 20 septiembre 2010

Yo me crucé con don José Antonio hace 2 años, concretamente en la calle Verdi durante las fiestas de Gràcia, pero no me atreví a decirle nada…no fuera que le diera por mandarme a la mierda… y ahora me arrepiento de ello.
Tod@s sentiremos la gran pérdida que significa su ausencia.

Me gusta

3. Obelix - 19 septiembre 2010

Añadiré a tu sentida entrada de hoy, que este que lo es tuvo el privilegio de estar con D. José en una época muy poco gratificante, “la mili”. ¡¡No soy tan mayor, joder!!, el caso que coincidí en el cuartel con un sobrino del genial cantautor, y con motivo de la patrona del arma al que servimos????, vino a visitar a su sobrino y asistió al acto militar en el que algunos hicimos el paripé de que cantabamos y tanto su sobrino como un servidor recibimos doctas lecciones de como afrontar los temas elegidos(en mi caso una canción de Mocedades, a saber, “El vendedor”)y es que todos tenemos un pasado… en mi caso, el recuerdo del aragonesista permanece tan vívido como lo he contado. Gloria al hombre que envio a la mierda a la bancada conservadora. ESO SI ES SER CAMPECHANO.

Me gusta


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: