jump to navigation

Angelitos negros 27 junio 2010

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Aunque lo parezca, no voy a hablaros sobre Antonio Machín, ni de una de sus más famosas canciones, sino de un coro de voces angelicales negras:

No tenemos hogar, la luna duerme sobre el lago nocturno. Un fuerte viento destruyó nuestro hogar. Hubo muchos muertos, esta noche te puede pasar a tí.  Alguien gritó: ¿Por qué?¿Por qué? ¿Por qué? (Homeless – LADYSMITH BLACK MAMBAZO)

A la mayoria, ya les habrá sonado este grupo de algo… y ese algo fué la colaboración inigualable en la publicación de “Graceland”, el disco que grabó Paul Simon en 1986, con el que obtenía un notable éxito en solitario después de su etapa a dúo con Art Garfunkel… pero me estoy apartando demasiado del camino. Sigamos con los negritos angelicales…

En 1960, un grupo de música coral masculino a capella surge en Sudáfrica y toma como nombre artístico el de Ladysmith Black Mambazo.

El origen de su nombre viene de la “manía” de ganar todas y cada una de las competiciones de canto a las que el grupo se presentaba en sus comienzos. La primera palabra del nombre del grupo (Ladysmith) viene de la población de donde proviene la familia Shabalala, fundadora del grupo y liderada por Joseph Shabalala. La segunda palabra (Black, negro en inglés) se refiere al color de los bueyes de la región, símbolo de fuerza y resistencia. La tercera palabra (Mambazo) es un tipo de hacha zulú, símbolo de la habilidad del grupo, con la que “cortaban” (en sentido figurado) a los grupos corales a los que se enfrentaban cualquier atisbo de posibilidad de ser vencidos.

Y no estoy exagerando, hubo un momento en que su participación en dichas competiciones fue prohibida, literalmente, y sólo podían actuar fuera de competición…

Si no os creéis que son buenos en su arte, para muestra, ahí os dejo un botón:

La forma de cantar de los Ladysmith se denomina “Isicathamiya” y proviene de las minas de Sudáfrica. Los trabajadores negros debían desplazarse hasta las minas en tren durante varios días, en los que dejaban atrás hogar y familia para intentar ganarse el sustento. Como no tenían otra manera de entretenerse, pues sólo tenían libres unas pocas horas cada domingo, pasaban dichos ratos cantando canciones semejantes a la del vídeo anterior. Cuando los mineros regresaban  por fín a sus casas, su forma de cantar volvía con ellos y se expandía por todas partes. Comenzaron a competir entre ellos, a ver qué grupo cantaba mejor, con la consiguiente alegría por los triunfos y el evidente regocijo de sus seguidores. Y así nacieron las competiciones que, con regularidad asombrosa, acababan ganando siempre los Ladysmith, tal y como os he comentado anteriormente.

A l@s seguidores/as fieles de este blog les habrá sonado el tema anterior, ya que pudísteir escuchar en una entrada sobre EL FEILE de este año  (concretamente la del día 23 de marzo), este mismo tema en versión instrumental interpretado por la BCN City Pipe Band.

Siguiendo con el grupo, en 1970 consiguen su primer contrato con una emisora de radio. Desde entonces y hasta el día de hoy, los Ladysmith Black Mambazo han publicado más de cuarenta álbums, vendiendo en total unos siete millones de discos y siendo el grupo número uno en ventas de todo el continente africano.

La razón de dicho éxito se debe, aparte de su evidente calidad sonora y a su peculiar forma de cantar, a la colaboración con el señor Simon, que hizo llegar su música a todos los rincones del mundo:

La publicación de “Graceland” estuvo sembrada, a partes iguales, de éxito y polémica. Dejando aparte que llegó en las listas de éxito hasta el número 3 y que consiguió el disco de platino (con más de 8 millones de discos vendidos), resulta que la organización ACN (Congreso Nacional Africano, el partido de Nelson Mandela) y la mismísima ONU declaran a Paul Simon persona non grata y lo incluyen en una lista negra por romper el boicot que se impuso al régimen racista sudafricano por emplear a músicos de dicha nacionalidad y haber grabado una gran parte del álbum allí. Posteriormente, dichas organizaciones reconocieron su error y borraron a Simon de dichas listas negras, ya que Paul sólo había intentado promocionar la cultura africana, fundiendo su estilo pop norteamericano con los ritmos mbube y mbaqanga, siendo este disco el gérmen de los llamados ritmos étnicos.

Después de la colaboración en “Graceland”, Paul Simon produce el siguiente disco de los Ladysmith, “Shaka Zulu”, que consigue el Grammy en 1987, al que siguen varias nominaciones a dicho premio hasta que en 2005 vuelven a ganarlo con el álbum “Raise You Spirit Higher”.

Colaboran con grandes artistas, como Stevie Wonder, Andreas Vollenweider (escuchásteis alguna canción en la que colaboraron cuando os presenté al genial arpista suizo) o The Corrs, e incluso aparecen en el film “Moonwalker”, del hace un año fallecido Michael Jackson…

Como curiosidad, deciros que una de sus canciones del álbum “No Boundaries”,

publicado en 2006 y nominado ese mismo año a los premios Grammy, se abre con una canción que en inglés se llama “Rejoice” (alegría, celebración) que en idioma zulú se llama JABULANI. ¿Os suena…?

En fín, su música carente de instrumentos pasará a la posteridad y su mensaje espiritual de “Paz, Amor y Armonía” seguirá mucho después de que estas preciosas voces hayan apagado sus sonidos.

Cerramos este miniciclo dedicado a la música sudafricana (de la que me dejo muchos grupos y estilos en el tintero) y os dejo, como despedida (pues este servidor comienza mañana sus merecidas vacaciones) esta colaboración con la (entre muchas otras cosas) cantante country Dolly Parton, en esta versión de un clásico del pop-rock, en la que “llaman a las puertas del cielo”:

Seguiremos a partir del mes de agosto. Hasta entonces, sed felices…

Soweto y sus Cuartetos 25 junio 2010

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Todos tenemos, más o menos claro, lo que es un cuarteto de cuerda, es decir, la unión de dos violines, una viola y un violonchelo.

También conocemos la repercusión que está teniendo la película “Invictus”:

como paralelismo al desarrollo del Mundial de fútbol de Sudáfrica, tanto en lo deportivo como en lo económico, aunque, a diferencia de la película, los BAFANA, BAFANA ya han hecho las maletas y se han marchado cada uno a su casita con la vuvuzela bajo el brazo.

A lo que vamos, en la banda sonora original de la película “Invictus” (y más concretamente en el corte nº 15), tenemos este tema titulado “Victory”:

interpretado por el grupo Soweto String Quartet (Cuarteto de cuerda de Soweto), integrado por los tres hermanos Khemese (Reuben, que toca el violonchelo, y Sandile y Thami, que tocan el primer y segundo violín, respectivamente) y Makhosini Mnguni, que toca la viola.

Pues estos músicos empezaron su trayectoria musical en 1989, en pleno Apartheid, en la Orquesta Sinfónica de Soweto, ferozmente criticados por ser los primeros músicos negros de su país en utilizar instrumentos musicales para blancos, o sea, tocando instrumentos de música clásica e interpretando música clásica y no tocando tam-tams,

Tam-tam

y música africana, como los racistas esperaban.

Los soweteros comenzaron interpretando piezas clásicas tanto de la música culta como del jazz, pero dándole su toquecito personal, en este caso mezclándolo con aromas africanos y jamaicanos, como podéis comprobar a continuación en esta versión del clásico “Take Five”:

Otras veces son heterodoxamente clásicos, como en esta nana zulú (Zulu lullaby), tercer tema perteneciente al álbum “Zebra Crossing” (Paso de cebra),

publicado en el año 1994:

Son especialistas, como he dicho antes en versionar piezas clásicas, incluso del pop, como en este medley de temas del famoso disco de Paul Simon, “Graceland”, que también pertenece a “Zebra Crossing”,  concretamente es su quinto tema del disco y lo podéis escuchar en el Reproductor BOX.

Allí también encontraréis un tema totalmente africano, un ritmo callejero sudafricano perfectamente bailable mezclado con jazz que no os dejará indiferentes. Se titula “Kwela” y es el cuarto tema de “Zebra Crossing”.

Como habréis apreciado, fueron alimentando con sabrosos y nutritivos ritmos autóctonos su formación en música clásica, dándole un toque absolutamente personal e iniguable:

Hala, ya está bien por hoy. El próximo día, más monserga sudafricana…

Música Jabulánica 23 junio 2010

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , , ,
add a comment

Todos sabéis cómo se llama el balón de playa de Nivea con el que nos están deleitando en la caja tonta últimamente, ¿verdad?

Pues seguimos con la música del extremo sur del continente africano:

Este simpático vídeo, con los animales como jugadores improvisados de fútbol, tiene como banda sonora una de las canciones de otro gran artista sudafricano. Su nombre es Jabu Khanyile (nada que ver con el Jabu Lani anterior)

y era el vocalista de la formación musical Bayete.

Nacido en Soweto en 1957, de padre minero y, a la vez, cantante de temas a capella, comenzó su andadura musical siguiendo los pasos de su hermano, John, que tocaba en un grupo de reggae y soul, al que se adhirió primero como batería y luego como vocalista.

Después, fundó su propia banda, Bayete, un grupo que combinaba el reggae con el afro-jazz:

En 1992 comienza su carrera musical en solitario, siendo su actuación en una de las galas en honor de Nelson Mandela, su trampolín definitivo a su relativo éxito internacional, siendo compañero de fatigas artísticas en colaboraciones con monstruos musicales tales como Youssou N´Dour, Angelique Kidjo y Papa Wemba, al que le dedicamos unas cuantas entradas en el pasado.

En 1996 gana el prestigioso premio Kora y tres años después publica “The Prince”,

álbum del que os presento varios cortes. El primero de ellos, que abre el disco del que os hablo, se titula “Judgement Day” (Día del Juicio Final) y destaca por su ritmo y sus acompañamientos corales. Lo podéis escuchar en el Reproductor BOX  que tenéis un poco más arriba, a la derecha.

Se hizo popular gracias a su visión panafricanista de la música, intentando unir (obviamente sin conseguirlo) los diferentes estilos musicales del continente negro.

Siguiendo con el disco, en el cuarto tema tenemos este “Losi”, una canción en la que los distintos coros (masculino y femenino) envuelven el tema como si fuera un regalo para nuestros oídos. También lo tenéis en el BOX.

En el quinto corte, uno de los que más me gustan personalmente, tenéis el tema “Bakhetiwe”, semejante al anterior aunque más suave, más sedoso musicalmente. Para variar, os lo podéis descargar en el BOX.

Más marchoso y bailable es el sexto tema del disco, por nombre “Take your time” (Tómate tu tiempo), con el que Jabu nos pide que nos relajemos y dejemos las prisas de esta sociedad estresante que nos envuelve. ¿A que lo habéis adivinado? Pues sí, en el BOX…

Jabu participó en varios festivales, entre ellos el Live 8 y en la ceremonia de clausura de la Copa del Mundo de fútbol de Alemania, celebrada en el 2006.

Desgraciadamente, esta fue la última aparición pública de este músico y cantante sudafricano, que perdió el partido de su vida luchando contra dos enemigos (la diabetes y el cáncer de próstata) el 12 de noviembre de ese mismo año.

Como postrer homenaje a este príncipe sudafricano, sirva este último vídeo con el que acaba la entrada de hoy, el tercer tema del disco al que da nombre, “The Prince” (El príncipe):

Donde ruge la vuvuzela… 20 junio 2010

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
2 comments

Cuando yo era un chaval (hace ya demasiado tiempo…) solía pasar los interminables y calurosos días de verano con mi familia y mis primos en Madrid. Los días se nos hacían eternos, el reloj no movía sus manecillas y, muy a menudo, me aburría soberanamente.

Uno de mis pasatiempos favoritos (mío y de los chavales de mi edad) era jugar al fútbol, sobre todo a un juego al que llamábamos EL MUNDIAL, pues consistía en una única portería, un solo portero y un número indeterminado de jugadores de campo que debía marcar gol al único portero y que representaba, cada uno de ellos, a un país que se hubiese clasificado para el Mundial de Fútbol.

Todos se peleaban por representar a Italia, Alemania y, sobre todo, a Brasil. En cambio, este bloguero siempre prefería dar la nota (en eso no he cambiado mucho…) pidiendo ser Polonia o la Unión Soviética (sí, desde pequeñito he sido un rojazo…) o, si dichos países ya estaban escogidos por otro más rápido que un servidor, elegía ser de un país africano, a menudo Camerún o Senegal.

¿Y a qué viene todo esto?

Ah, pero…¿En qué mundo estáis?…¿No os habéis enterado que en la tele sólo dan EL MUNDIAL?:

Estos días que he faltado a la cita con vosotr@s, he intentado seguir los partidos e incluso he ido a animar a la Roja en el partido contra la selección suiza, junto a 10.000 gargantas más ante la pantalla gigante instalada en los exteriores del Santiago Bernabéu (lo siento, OBÉLIX, no te hice caso…), con resultado desastroso, por cierto…

Como ya sabréis, el Mundial se está desarrollando en Sudáfrica y si se está caracterizando por algo inusual es que a los jugadores se les anima no con cánticos ni himnos, sino con la puñetera vuvuzela:

Este instrumento, cuyo sonido se asemeja al sonido del elefante o al que haría un enjambre de abejas, no tiene nada que ver con la infinita diversidad de músicas que se hace en ese maravilloso país del continente africano.

Por ejemplo, tenemos la que hace este zulú blanco:

Este señor que habéis visto intentando descuajeringarse las piernas sin conseguirlo, se llama Johnny Clegg y es (además de bailarín), cantante, compositor, antropólogo y un fervoroso activista anti-Apartheid y pro-derechos humanos. Ha sido el gran exportador de la música tradicional sudafricana (aunque, a veces, ha pecado de ser un pelín comercial), poniendo en el mapa a tan remoto país.

De padre inglés y de madre zimbabwense, nació en Bacup (Inglaterra) en 1953. Tras enviudar, su padre se volvió a casar con una periodista sudafricana y, como suele ocurrir, se fue a vivir a Sudáfrica cuando Johnny tenía sólo 7 añazos. Ya en la universidad de Johannesburg, mientras estudiaba antropología, le gustaba mezclar la música zulú con melodías occidentales y letras en inglés.

De todas maneras, este Caballero de la Orden de las Artes y las Letras del gobierno francés, nominado a los Grammy y premiado innumerables veces tanto fuera como dentro de Sudáfrica, siempre será recordado por éste himno antiracista:

No podemos verle, no podemos ver a Mandela en el lugar en que está, en el lugar donde lo retienen. Oh, el mar es frío y el cielo, gris.  Mira más allá de la isla hasta la bahía. Somos todos islas hasta que llegue el día. Cruzamos el agua ardiente. Una gaviota vuela sobre el mar, un silencio roto es lo que sueño, ¿quién tiene las palabras para acercar la distancia entre tú y yo? No vemos a nuestro hermano en el lugar donde le han matado, donde llegaremos a nuestro destino. (Asimbonanga – Johnny Clegg)

Seguiremos desgranando en la siguiente entrada las músicas del país donde los goles se celebran así, bailando: