jump to navigation

We are the fortcoming past… 29 mayo 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Salvo el pánico escénico y la desilusión de ver que la música no es lo importante sino lo que vendes, sea lo que sea, aunque no sea música, no creo que tenga nada que merezca reseñar. Es decir el hecho de que la música haya formado parte de mi vida, no ha marcado una trayectoria musical, sino que me ha hecho refugiarme en la música. Mientras estudiaba en el conservatorio no me fijaba ninguna meta (Jorge Grundman).

En el sexto corte del disco que estábamos desgranando en una anterior entrada, “We are the fortcoming past…”, nos volvemos a encontrar con la magia del piano, en el tema titulado “Denying the evident” (Negando lo evidente), que podréis escuchar (y descargaros) en el “Reproductor de Músicas Posibles” que tenéis a la derecha de vuestra pantalla.

Un tema absolutamente precioso es el que sigue a continuación, el séptimo del álbum, cuyo título es “Nunca mais!, totalmente emotivo y lleno de sensibilidad, que no os dejará indiferentes, a pesar del transfondo de tristeza que os puede contagiar sus notas, las cuales podréis degustar volviendo de nuevo al “Músicas Posibles”.

Al venir del pop, yo mezclo estilos, y eso no me crea complejos. No me arrepiento de aquella época. Tampoco de hacer música para películas, una de ellas finlandesa. Ni de mi paso por el new age o cosas de ese estilo. Pero cuando me dan la oportunidad de trabajar en serio, mis exigencias y los resultados serán diferentes. La primera vez que me sentí desbordado fue con miSonata para violín y piano. La programaron en la radio estadounidense y me pidieron partituras, cuando ni siquiera tengo editor. Porque nunca he pensado ganar  dinero con la música, sino que la gente se aficione a ella. A mí con mi sueldo de profesor me va bien. Estoy sobredimensionado. No me interesa estar en un primer plano, porque no voy a poder dedicarme por entero a la música (Jorge Grundman).

En el noveno corte nos encontramos con “Looking through the broken window” (Mirando a través de la ventana rota), una pieza más “ambient” que las anteriores, en las que predominan los sintetizadores, dejando a un lado más discreto el piano que sobresale en los dos anteriores cortes que os he comentado. También hay que destacar el violín que suena hacia la mitad del tema. Y sí, lo tenéis de nuevo en el “Músicas” que tenéis a la derecha de vuestra pantalla.

Cerramos el desarrollo del álbum con el décimo corte, titulado “”The day after” (El día después), otra pieza instrumental bellísima y rebosante de optimismo, de similar factura al anterior y que os recomiendo que escuchéis (y descarguéis) del archifamoso “Reproductor de Músicas Posibles”.

Jorge ha seguido publicando trabajos, generalmente más orientados hacia la música clásica pura y dura, aunque de sus posteriores grabaciones quiero resaltar este tema, titulado “The girl with the stolen smile (Nanking, 1.937)” (La chica con la sonrisa robada), inspirada en la “Masacre de Nanking“, en la que el ejército japonés asesinó y violó a unos trescientos mil civiles chinos indefensos, tras la caída de la ciudad y el abandono de las tropas chinas que se batían en retirada. Una tragedia que puede ser capaz de hacer componer esta pequeña maravilla:

Nos vemos en la próxima entrada, que tendrá lugar hacia mediados del mes de junio, pues un servidor (y bloguero) va a tener unos días de descanso con motivo de un curso que voy a realizar en Madrid.

See you later!!!

Intento contagiar a la gente para que valore el resto de la música. Soy un granito de arena que creo hace falta. En ese punto recuerdo a Silverstrof cuando dice que no quiere hacer nada nuevo, sino que la gente disfrute con su música. Aun así, hay otros compositores que escriben de una manera similar a la mía (Jorge Grundman).

Somos el próximo pasado, cuídalo. 25 mayo 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Sigo gestando proyectos, intentando convencer a más músicos y directores de orquesta y colaborar con quienes podemos y creen en el proyecto. Sigo componiendo, pero a la vez he compaginado todo esto con los estudios de Ciencia e Historia de la Música en la Universidad de La Rioja o con el Máster de Creación e Interpretación Musical de la Universidad Rey Juan Carlos y el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y ahora, me encuentro matriculado estudiando dirección de orquesta. No para ser director, sino para evitar cometer errores en la composición y hacer que mis obras puedan ser fácilmente dirigidas. Esta claro que quien abarca mucho poco aprieta. Y mi labor como escritor de música se está resintiendo, pero sigo (Jorge Grundman).

Pasa un año más y don Jorge Grundman se embarca en la aventura de sacar al mercado un trabajo de casi tres horas (algo inaudito para la época y que nadie se ha atrevido a superar hasta la fecha) que contiene un cedé de trece cortes, con una duración de unos 53 minutos, al que hay que añadir un CD-ROM con casi dos horas de música en formato MP3, con temas de sus anteriores obras, que ya repasamos en la anterior entrada.

Dicho trabajo, publicado el 30 de diciembre de 2.003 en el sello “Non Profit Music”, lleva por título el de “We are the fortcoming past, take care of it” (Somos el próximo pasado, cuídalo):

Grundman – We Are The Forthcoming Past, Take Care of It

Este disco se publicó también en los EE.UU., pero sin el cederrón adicional…, y obtuvo la nominación a los premios “Mejor Álbum de Música Instrumental Contemporánea” y al New Age Reporter en el 2.005.

Dicho álbum comienza con el corte que le da título al disco, “We are the fortcoming past”, bellísimo aunque muy corto tema instrumental en el que el protagonismo se lo lleva exclusivamente el piano que váis a escuchar a continuación:

Aunque triste, también es una pieza muy bella y emocional. Me estoy refiriendo al cuarto corte del álbum, titulado “Tears at bedtime” (Lágrimas al acostarse), donde al piano se le suman muchos otros instrumentos que dan una atmósfera especial a la melodía:

Continuamos con el quinto tema, titulado “Memory holes” (Agujeros en la memoria), que aunque no está a la altura de los dos cortes anteriores que os he ofrecido (al menos para mi gusto), merece la pena que lo podáis escuchar:

Seguiremos el repaso del resto de los temas del disco en la siguiente entrada…

No creo que haya nada nuevo en mi música. Lo digo sinceramente. Soy uno más, a quien le gustaría ser como Cristóbal Halffter, Sánchez Verdú o Jesús Torres, por citar algunos. Me queda mucho por andar, pero he centrado mi labor en convertirme en un puente para que no se escapen de la música quienes, al escuchar lo que hago, piensen que si son capaces de entenderlo, podrán comprender lo que ellos escriben (Jorge Grundman).

 

Nadie, de momento… 22 mayo 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: ,
add a comment

Tengo un gran respeto por todo aquel que crea, y estoy convencido de que todo se puede acabar entendiendo. Los que vivimos en la música no podemos comprender que a alguien no le guste determinada obra. Puedes valorarla, pero no juzgar si es buena o mala, porque se nos escapa el criterio de creación como tal, y la grandeza de quien lo ha hecho. Tomaduras de pelo hay muy pocas. Otra cosa es que ciertos compositores, como Stockhausen o John Cage, han apostado por la labor revulsiva y por llamar la atención, que también tiene su mérito. Ideas brillantes podemos tener todos, pero quien destaca es el primero que lo hace convencido de que aquello es importante (Jorge Grundman).

Retrocedamos un par de años en el tiempo, hasta el 2.001, que es cuando se cuelgan en la página web “mp3.com” las canciones que darán forma al primer disco de Jorge Grundman como compositor de música new age.

Dicho disco (o mejor dicho, este grupo de canciones, ya que conceptualmente no se puede considerar como un álbum que se publica en un sello discográfico, sino como canciones sueltas que podías descargarte individualmente) lleva por nombre el de “Nobody for the moment” (Nadie, de momento):

MP301

Sí, ya sé que la imagen es muy pequeña, pero es que no es una carátula al uso, como la que estamos acostumbrados a ver en un disco que sale al mercado por los medios “normales”.

El caso es que os voy a recomendar las canciones que me han parecido más oportunas para que las paladeéis como se merecen.

Ocupando el segundo lugar en una imaginaria lista de cortes, tal y como aparece en la página web del señor Grundman, tendríamos un tema que se titula “From now on” (A partir de ahora), donde unos cellos sintetizados abren el tema para dar paso al piano y a unos acompañamientos que redondean perfectamente el espíritu musical de este corte instrumental que podéis degustar en el “Reproductor de Músical Posibles” habitual.

En el cuarto lugar tendríamos el tema que os puso en la anterior entrada, una versión con arreglos orquestales de “The sons of the cold” y que ahora no voy a repetir, con lo que saltamos hasta el número diez, donde nos encontramos con el tema original que cierra el “disco” y que hizo darse a conocer a Jorge Grundman, titulado como “Los hijos del frío” y que también vais a poder escuchar (y descargaros) en el “Músicas Posibles” que tenéis a la derecha de vuestra pantalla, bastante más abajo.

Al año siguiente, 2.002, Jorge cuelga (en la misma página web de la que hablábamos antes) otra serie de canciones que dan lugar a otro “álbum” al que se le da como título el de “Just before of to be nobody” (Justo antes de no ser nadie):

MP302que contiene en su corte número dos un tema titulado “Intermezzo for oboe and strings” (Interludio para oboe y cuerdas), que más bien es una pieza de música clásica interpretada con sintetizadores, tal y como comprobaréis volviendo al “Músicas” habitual.

En el puesto número tres, tendríamos un tema que me encanta, a pesar de su nombre. Se titula “When the blues invades the soul” (Cuando la melancolía invade el alma), una absoluta maravilla que empieza triste, para irse animando a medida que se desarrolla y que está dominado sobretodo por el sonido de los instrumentos de cuerda sintetizados. También se encuentra en el “Músicas”. Disfrutadlo y no dejéis que la melancolía os invada…

Acabamos la presente entrada con el tema que (teóricamente) cerraría el “álbum”, el que ocuparía en circunstancias normales el puesto número diez, titulado “Something special” (Algo especial). A ver si adivináis dónde tenéis que escucharlo… Pues sí, habéis acertado… Hala, hoy sobredosis de “Reproductor de Músicas Posibles”.

Continuaremos escuchando temas del bueno del señor Grundman en la siguiente entrada.

NOTA DEL BLOGUERO: No quiero dejar pasar la ocasión de recordaros que el próximo domingo, día 25 de mayo, tenemos una cita importantísima con una urna transparente que hemos de llenar con nuestros votos, que son armas de destrucción masiva para echar de los sillones, las poltronas y los parlamentos a tod@s l@s que nos han llevado a la situación actual y que no deben seguir en sus puestos ni un segundo más.

No voy a decir a quién voy a votar, pero el primer puesto de su candidatura lo ocupa un señor que se llama exactamente igual que el fundador de un partido y un sindicato de ámbito nacional que se revolvería en su tumba si viese adónde han ido a parar las ideas en que se basó para fundarlos.

Hay que cambiar las cosas y está claro que quedándonos en el sofá el próximo domingo todo seguirá igual o peor. Todos juntos, con nuestros votos, podemos cambiarlo todo…

Música sin ánimo de lucro 19 mayo 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Compaginé mi labor docente con la composición mientras estudiaba la carrera técnica de Informática, pero sin ánimo de publicar, sólo de compartir. Luego apareció en escena “MP3.com” y decidí compartir mi música. Empezó un sistema denominado “Payback for Playback”, que permitía que cobrases cada vez que se escuchaba tu música, y como ya había tenido experiencias con el shareware con ciertos programas que compartí a través de “Compuserve”, decidí que mi música pudiese escucharse y descargarse libremente, pero no formar parte de ninguna actividad comercial (Jorge Grundman).

Qué diferencia, amig@s míos, con el mundillo de la música pop actual… Vamos, que el propósito musical de Jorge Grundman y el propósito musical de las Shakiras y Justins Biebers de hoy en día, se parecen tanto como un huevo a una castaña.

¿Hay algo más desinteresado que crear música con sentimiento y NO QUERER LUCRARSE con ello? Pues eso es lo que pensó en su momento (y sigue pensando en la actualidad) don Jorge Grundman, pues se dedicó en el año 2.003 a componer música new age por el simple placer de componerla y que la gente la escuchase para recaudar fondos con destino a la ONGMédicos Sin Fronteras“:

Yo me dedicaba a donar lo que recibía a Médicos Sin Fronteras, 3.500 dólares el primer año, el segundo… y así hasta que me sugirieron darle una forma ortodoxa y crear una casa de discos, ya que un millón y medio de descargas empezaba a sonar raro con tanta donación. Así se créo el sello “Non Profit Music” (Música sin ánimo de lucro). Mientras, el dinero que iba ingresando y luego donando a MSF, era un dinero por el que tenía que pagar a Hacienda. Si bien lo donaba íntegramente, tenía que tributar por él y luego sólo podía desgravarme el 15%. Resultado: Hacienda recaudaba más que MSF, pero yo no hacía música para que Hacienda recaudase fondos. Y entre varios amigos y mi hermano, me sugirieron crear una fundación (Jorge Grundman).

Esa fundación de la que habla Jorge no es otra que la “Fundación Non Profit Music“, una organización que ve la luz el 23 de diciembre de 2.004 y que tiene como objetivos el fomento y la introducción de nuevas tecnologías en la enseñanza que se imparte en las Escuelas Superiores de Música y en los Conservatorios, promoviendo la realización de tesis doctorales dedicadas a la investigación. Aunque el propósito supremo de dicha Fundación no es más que recoger fondos para causas humanitarias y conseguir acercar a la gente al mundillo del voluntariado, ayudando a través de la música a los más necesitados.

El resultado de todo esto es que se consiguen millones de descargas gratuítas de canciones, que se traducen en dinero que pasa íntegramente a proyectos de las ONG´s Médicos Sin Fronteras y Medicus Mundi:

Cada concierto, cada promoción que hacemos a través de nuestros discos y las labores de difusión de la música de los autores contemporáneos van unidas siempre a campañas de sensibilización. Hasta ahora hemos trabajado con Médicos Sin Fronteras y con Medicus Mundi. Hemos hecho conciertos solidarios para ellos y tenemos una línea de discos abiertos de nuevas músicas en el que el 100% de los beneficios se destina íntegramente a Médicos Sin Fronteras. Hemos colaborado con ellos por ejemplo en campañas contra la meningitis, en las que gracias a las ventas de los CDs que obteníamos hemos conseguido vacunar a muchísima gente, de lo que estamos muy orgullosos (Jorge Grundman).

El culpable de que todo esto se pusiera en marcha fue un tema instumental que escuché en “Diálogos 3” que, después de su radiodifusión y de la explicación de la campaña solidaria de Jorge Grundman en el programa de don Ramón Trecet, consiguió miles de descargas y ser el número uno en las listas de música new age del momento durante 27 ocasiones, permaneciendo en dichas listas durante más de seis meses, compartiendo lugar con artistas de renombre como Suzanne Ciani o la mísmísima Enya (de la que algún día hablaremos largo y tendido en este mismo blog).

Ese tema lleva por nombre el de “The sons of the cold” (Los hijos del frío), que nos sirve de aperitivo (¡y vaya aperitivo!) para las músicas del bueno del señor Grundman (Si tenéis problemas para visualizarlo, clicad en la parte inferior derecha del vídeo, sobre el icono de YouTube):

“Non Profit Music” trata de emocionar a la gente, ayudar a la gente y difundir la música contemporánea. Aunque cada vez tengo menos ayuda, pero sarna con gusto… Y para mí, eso significa la razón de componer (Jorge Grundman).

Música electrónica made in Spain 15 mayo 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Ya sé que suena raro, pero en nuestro país también hay gente que le ha dado por querer imitar a sus grandes ídolos electrónicos y tocar música rodeado de aparatejos llenos de cables y de lucecitas que se encienden y se apagan… Vamos a hacer un mini-ciclo (que desconozco cuántas entradas va a contener) sobre un par de músicos que hacen (o hicieron en su momento) música electrónica.

Empecemos con un hombre que nace en Madrid en 1.961 y que tuvo sus comienzos en la música a la temprana edad de ocho años, cuando en el colegio empezó a tocar la flauta, instumento que un par de años más tarde cambiaría por el piano. La música le ayuda a superar una infancia complicada, resultando ser un refugio que le aísla de sus problemas.

Cuando entra en el Conservatorio, estudia solfeo y piano. Cambia la música clásica por el pop-rock en plena movida madrileña de los 80, tocando en un grupito que se llamaba ETC y que, por problemas con el Registro de la Propiedad, tuvieron que cambiarlo por Farenheit 451. Para evitar coincidencias con la película y el libro del mismo nombre (Fahrenheit 451), tuvieron que quitarle la “h” entre la “a” y la “r”…

Estaba compuesto por tres estudiantes de COU de la Academia Mirasierra de la ciudad de Madrid, de nombres: Juan Carlos Oliden, Carlos Ibáñez y el que nos interesa en este momento: Jorge Grundman.

Jorge Grundman

Estos individuos consiguen grabar varias maquetas y tener algún pequeño gran éxito que no llega a lanzarles definitivamente al estrellato,  como esta canción que os voy a poner a continuación y que se titula “Ojos a tu alrededor”:

A finales del año 1.982 el grupo acaba disolviéndose y sus integrantes se vuelcan en otros proyectos musicales.

Jorge y el músico (y futuro compositor de bandas sonoras) Mario de Benito crean el grupo “Detrás del espejo”, al que la multinacional que les ficha cambia el nombre del mismo por “Trópico de Cáncer”, y se pasan al tecno-pop, tal y como podréis ver a continuación:

Por cierto, por si tenéis dudas, el de gafitas que se mueve como si le comiesen las pulgas es Jorge Grundman…

Como lo del grupo no le daba lo suficiente para comer, se ve obligado a dar clases de piano a la vez que estudia Sonido e Imagen en la Escuela de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación, o sea, era un “teleco”. Tras varios problemas con las discográficas, Jorge decide abandonar el grupo para dedicarse a la docencia, dando clases en la escuela donde había estudiado, compaginándolas con la composición musical y con la asistencia como alumno a la Universidad Pontificia de Salamanca, donde estudia Informática.

Y en esto, uno de sus amigos le dice que escucha habitualmente un programa, a eso de las tres de la tarde en Radio 3, en el que suena música como la que Jorge compone. El programa, como ya os habéis imaginado, no es otro que “Diálogos 3”, de mi admirado Ramón Trecet, y Jorge decide enviarle a Ramón una maqueta con su música. Ramón decide radiar la maqueta y apoyar la carrera musical de Jorge, tanto es así que cuando decide compartir su música gratuitamente para que la gente se la descargue sin coste alguno, acepta la sugerencia del señor Trecet de fundar un sello discográfico propio que se llama “Non Profit Music”… pero de eso y mucho más hablaremos en la siguente entrada…

La música gusta o no gusta. No necesita explicaciones ni tiene fecha de caducidad. La valoras en un contexto, pero lo importante es si comunica, luego miras cuándo se escribió (Jorge Grundman).