jump to navigation

La princesa de los mil años 10 marzo 2017

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
trackback

Acabamos de escuchar los dos primeros cortes pertenecientes a la banda sonora que da nombre a la presente entrada y que comenzamos a comentar hace un par de ellas. El primero es “Prologue” y dura exactamente veintiséis segundos, el segundo es “Space queen” (Reina del espacio).

El estilo sigue siendo fiel al original: tanto da que Kitaro haga una banda sonora, como un disco propio; es imperturbable, como sólo un oriental puede llegar a serlo.

Continuamos con el tercer tema, “Seiun” (Nebulosa), una música cósmica aderezada convenientemente con imágenes de estrellas y galaxias diversas que podréis contemplar en el siguiente vídeo:

Prosigue con “Hikari No Sono” (Fuente de luz), que constituye el cuarto corte, con la misma fuerza e intensidad sonora… e idénticas imágenes visuales para que dejéis volar la imaginación con ellas…:

En el quinto, de nombre “Maboroshi” (Ilusión), quizá se nos vuelve nuestro amigo japonés un poco más tierno y menos tecnológico, los sintetizadores quedan un poco más al márgen y entran en juego la batería y otros instrumentos:

Ahora nos vamos a dejar llevar por el viento, que nos transportará hasta un lugar en que el arpa tendrá una pequeña parte de culpa de que el sexto tema de la banda sonora, de nombre “Cosmic Love” (Amor cósmico) nos deje extasiad@s:

Seguimos con “Jiyu Eno Kakehashi” (Puente de libertad), título que corresponde al séptimo corte del álbum, quizá el menos atractivo musicalmente hablando (sólo al final me acaba resultando menos malo), aunque las imágenes que acompañan a sus notas son espectaculares:

Cuidadito ahora con lo que hacemos, que vamos a llegar a un tema delicado. Se trata de “Puromesyume”, o sea, el elemento químico de número atómico 61 y de símbolo químico “Pm” (…y no, listill@s, no significa lo que estáis pensando…), que no existe en la naturaleza y sólo se crea en una reacción atómica. O sea, que estoy hablando del “prometio” (yo en el “cole” lo estudié como “illinio”, de la serie química de los “lantánidos“, pero ya se sabe cómo cambian las cosas en el mundillo científico…). Pues eso, que el octavo corte se llama “Prometio” (sin acento en la segunda “o”…):

Si comenzamos con un prólogo, lógicamente acabaremos con un epílogo (“Epilogue”), que es como se llama el tema que cierra la banda sonora de “Queen Millennia” que hemos ido desarrollando y que se reeditó en 1.985 simplemente como “Millennia”:

Hasta la siguiente entrada, en que seguiremos con la “princesa milenaria”, pero desde otra perspectiva musical…

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: