jump to navigation

Masanori Takahashi 30 septiembre 2016

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
trackback

El 4 de febrero de 1953 llega al mundo, en una familia de granjeros de Toyohashi, una ciudad al sur de Japón, un pequeñajo al que ponen de nombre el de Masanori Takahashi,

250px-kitaro_5

apellido que comparte (aunque no creo que sean familia…) con otro músico de más o menos su misma edad: Yukihiro Takahashi. Su estilo no tiene nada que ver con el de Masanori, puesto que es mucho más “popero”, pero eso no nos interesa ahora…

Es curioso, pero buscando información para esta entrada, he encontrado tres personas más que se llaman Masanori Takahashi: una alto ejecutivo de una marca de coches, un masajista-terapista alternativo y un barítono… Seguro que si sigo escarbando, encuentro muchos más…

Supongo que por eso, Masanori aprovechó que sus amigos le pusieran un apodo que le diferenciase de todos los posibles Masanori Takahashi que hubiera en Japón. Ellos se fijaron en un personaje de un manga llamado “Kitaro”,

kitaro_all-450x182

que se hizo muy popular por ser el protagonista de un cómic que mezclaba mitología japonesa, terror y humor que se llamaba “Hakaba Kitaro” (Kitaro del cementerio):

“Kitaro” es el último descendiente de una tribu de muertos vivientes. Nace tuerto, arrastrándose fuera del útero del cadáver de su madre, condenado a errar en un mundo que lo rechaza (Hakaba Kitaro).

Las tribulaciones de Kitaro, que debe resolver los conflictos entre los hombres y los “yokais” (monstruos de la cultura popular japonesa), son inmensamente populares entre los niños japoneses, que devoran sus aventuras y lo elevan a la categoría de héroe.

Este peculiar personaje, que cuenta como unas armas muy “peculiares” para combatir a los yokais (unas “getas” o sandalias tradicionales japonesas de control remoto, una mano desmontable también controlada de la misma manera, cabellos que dispara como si fueran flechas, etc…) tiene también una ocarina mágica, cuya música hiere a los fantasmas.

No es de extrañar, pues, que Masanori acabara empleando como “nombre de guerra” musical el de “Kitaro”, con el que se le conoce actualmente.

Kitaro aprende por sí mismo a tocar la guitarra muy joven, influenciado, como él mismo cuenta, por la música rhythm and blues:

El “rhythm and blues” tiene profundidad, emociones que no se pueden explicar. La audiencia siente algo parecido a esas emociones con mi música. No es “rhythm and blues”, pero se siente como si fuera “soul” (Kitaro).

Uno de sus ídolos de esa época es un grande de ese tipo de música: Otis Redding:

Como comprobaréis más adelante, la música por la que Kitaro se hace famoso no tiene nada que ver con la del vídeo anterior…

Su pasión por la música y su vena autodidacta, le dan una fuerza interior que no hubiera podido conseguir si hubiese ido por el camino clásico de clases de música particulares, conservatorio, etc…:

Esta música no proviene de mi mente. Es del cielo, pasa a través de mi cuerpo y sale por mis dedos convirtiéndose en una composición. A veces me maravillo. Nunca practico. No leo ni escribo música, pero mis dedos se mueven. Escribo mis temas, pero no son MIS temas (Kitaro).

Cuando asiste a la universidad, concretamente al “Toyohashi Commercial High School”, decide fundar junto con unos amigos el grupo “Albatross” (nada que ver con el grupo actual del mismo nombre, de rock alternativo, procedente del Nepal…), con los que tocaba la guitarra para sus actuaciones en fiestas y locales.

Es curiosa la anécdota que cuenta que antes de una actuación, el batería tuvo un accidente y Kitaro tuvo que sustituirle, por lo que tuvo que aprender a tocar dicho instrumento. Al poco tiempo, el bajista también se lesionó y Kitaro tuvo que aprender a tocar el bajo. Finalmente, Kitaro decidió dedicarse exclusivamente a tocar los teclados, instrumento con el que sigue en la actualidad.

Cuando las clases acabaron, Kitaro pensó en irse a vivir a la capital, Tokio, para buscar alguna banda en la que tocar y dedicarse profesionalmente a la música, cosa que chocó frontalmente con lo que sus padres deseaban para él. Como cualquier otro adolescente rebelde, decidió irse de casa y buscarse la vida por su cuenta, aceptando trabajos como cocinero o contratado en la administración pública (¡coño, quién lo iba a decir..!) mientras que por las noches se dedicaba a componer canciones.

Es en esa época cuando descubre el sintetizador:

Empecé a usar los primero sintetizadores y me gustaron mucho. Eran analógicos y no digitales, como los de hoy. Los digitales han perdido parte de la calidad que daban los analógicos. Yo trabajo solo con los viejos equipos. Con un sintetizador puedo crear un océano, la orilla del mar en invierno, una playa en verano, cualquier escena (Kitaro).

Su integración en un primer grupo musical, será objeto de estudio en la siguiente entrada…

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: