jump to navigation

Marciano, vete a casa… 8 noviembre 2015

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: ,
trackback
Cuando los marcianos llegaron, resultó que no eran flores ambulantes, altas sombras azules, reptiles microscópicos, insectos gigantescos, bolas de fuego; ni siquiera los horrendos pulpos concebidos por H.G. Wells. En realidad, eran hombrecitos verdes. No eran malos, pero desde el primero al último eran abusivos, irritantes, molestos, rudos, brutales, parlanchines, discutidores, detestables, descorteses, execrables, malignos, frescos, odiosos, hostiles, de mal genio, insolentes, respondones, burlones, canallescos revientafiestas. Eran impúdicos, repugnantes, malevolentes, desagradables, mareadores, quisquillosos, perversos, peleones, faltones, sarcásticos, traidores, truculentos, inciviles, pesados, hirientes, charlatanes y celosos de mostrarse enojosos y causar dificultades a todos los que se ponian en su contacto. ¿Es de extrañar, pues, que la Humanidad, cansada, gritase al unísono: ¡MARCIANO, VETE A CASA!… hasta que los marcianos se fueron? (“Martians, go home“, del escritor norteamericano Fredric Brown).
El pasado jueves, aproveché la circunstancia de que tenía lugar la “Fiesta del Cine” para acercarme a ver muy bien acompañado (por cierto… gracias por invitarme, cielo…) la película “Marte (The Martian)“:

La verdad es que a ambos nos encantó, aunque nos pareció que, científicamente, los guionistas se habían tomado (ya conocemos a Hollywood…) demasiadas libertades como para hacer creíble del todo la posibilidad de supervivencia en un entorno tan hostil para la vida como el del planeta rojo y el posterior rescate del protagonista del film, que sufre las mil y una desventuras hasta que (como en cualquier peli yanqui) consigue su objetivo, en este caso volver sano y salvo a casa.

Eso no deja de lado el hecho de que los efectos especiales y la fotografía fueran espectaculares, casi tanto como los de la película “Gravity“, de la que hablé hace ya un par de años en este mismo blog…

Salí de la sala sin poder quitarme de la cabeza la maravillosa banda sonora, que envuelve sus imágenes y las resalta, preguntándome quién demonios era el compositor de la misma. Erróneamente, pensé en Hans Zimmer, mi creador favorito de bandas sonoras.

Me puse a investigar en la red y resulta que es otro de los veteranos en estas lides, el inglés Harry Gregson-Williams, que lleva componiendo desde 1995 música para películas y también para videojuegos:

La banda sonora de “Marte” combina perfectamente música clásica con música electrónica, solapándose a veces pero sin que chirríe dicha mezcla, como prodréis comprobar en la siguiente entrada…

Comentarios»

irreductiblepuntocom - 10 noviembre 2015

Gracias, cielo. Aunque hay que reconocer que no eres imparcial, ni mucho menos. Intentaré seguir escribiendo, como mínimo, al mismo nivel, que para mí es uno de los pequeños placeres de la vida. Un beso aún más grande para tí…

Me gusta

1. Mila CR - 9 noviembre 2015

Me gusta como escribes, sigue así, y el placer fue mío al ir a ver la película, que tanto nos gustó. Un beso muy grande, mi vida.

Me gusta


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: