jump to navigation

Un lugar llamado La Mañana 28 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
trackback

Acabáis de ver y escuchar el tercero de los cortes que componían el disco que habíamos dejado a medias en la entrada anterior, y que se titula “Forest Hymn” (Himno del bosque), una delicada pieza instrumental plena de belleza y sensibilidad, como la mayoría de las composiciones del bueno de Bill Douglas, con un sublime violín que destaca por encima del resto de instrumentos.

Volveremos a visitar el “Reproductor de Músicas Posibles” (situado, como siempre, a la derecha de vuestra pantalla, bastante más abajo de estas letras) si no queremos perdernos el cuarto tema del álbum, que se titula “Morning song” (La canción de la mañana), en el que nos encontramos con las angelicales voces del coro “Ars Nova”, complemento indispensable para disfrutar aún más los sonidos compuestos por míster Douglas.

El segundo de los cortes basados en temas ya registrados con anterioridad en el disco “Cantilena” es este “Tara”, correspondiente al quinto corte y susurrado por las voces de los “Ars Nova”, que le dan una atmósfera absolutamente nueva y enriquecida, como váis a poder comprobar en el siguiente vídeo:

Damos un pequeño saltito hasta el tema número ocho, con un comienzo en el que un tímido piano nos va desgranando sus notas y que no nos abandona hasta el final del mismo. Lleva por título el de “Wings of the wind” (Alas del viento) y lo podréis escuchar acudiendo, de nuevo, al “Músicas Posibles.

Cerraremos el estudio del disco con el décimo corte, que es el que le da nombre al álbum y que está basado en una poesía de Emily Dickinson, titulado “Will there really be a “Morning”?” y cuya letra es una meditación sobre el cielo:

¿Habrá realmente una “Mañana”? ¿Hay algo que se llame “Día”? ¿Podré verlo desde las montañas si soy tan alto como ellas? ¿Tienen pies como las lilas acuáticas? ¿Tienen plumas como los pájaros? ¿Lo han traído desde remotos países de los que nunca he oído hablar? ¡Oh, alumno! ¡Oh, marinero! ¡Oh, hombres sabios de los cielos! Por favor, decidle a los peregrinos dónde se encuentra el lugar llamado “La Mañana” (A place called morning – Bill Douglas).

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: