jump to navigation

Jewel Lake 26 agosto 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
trackback

Continuamos donde lo dejamos en la entrada anterior, más concretamente en el corte número cuatro, titulado “Infant dreams” (Sueños infantiles) y que podréis degustar en el archifamoso “Reproductor de Músicas Posibles” que encontraréis bastante más abajo, a la derecha de vuestra pantalla. Como habréis notado, esta composición instrumental tiene un cierto aroma parecido a alguna de las anteriores composiciones del propio Bill. Y es un único “punto negro” que se le puede achacar, que a veces parezca repetitivo… En fín, nadie es perfecto…

Volvemos a encontrarnos con otra versión en vivo (y con otro aire irlandés) en el quinto corte del disco, titulado “Killarney“, bastante más jazzística que su versión original:

¿Os acordáis el tema con el que os presenté a Bill, en el que unos músicos orientales tocaban unas campanas a un ritmo absolutamente endiablado? Pues ahora tenéis la oportunidad de escuchar el original del mismo, que es el sexto corte del álbum, titulado “Hymn” e interpretado al fagot y a los sintetizadores por el propio Bill:

Escuchamos por fín, entre otros instumentos, a la flauta de Anne Stackpole en el séptimo corte del disco, que lleva por nombre el de “Dancing in the wind” (Bailando en el viento):

Os voy a dar un consejo: si queréis disfrutar a tope de la música de Bill Douglas, tenéis que tomarla a pequeñas dosis, escuchar dos o tres temas a lo sumo, puesto que si escucháis un disco entero os va a sonar a refrito…

Consejo que os irá bien para paladear como se merece el octavo tema instrumental, que se titula “Folk Song” y que tenéis en el “Músicas Posibles” a vuestra disposición.

Triste, muy triste es la composición número nueve, titulada “Flower” y que se encuentra en el “Músicas”, para que os la descarguéis, si os place…

Seguimos en el “Músicas Posibles” para escuchar otra maravilla que se titula “Innisfree”, decimosegundo tema del álbum, un dechado de belleza y sensibilidad que os encantará.

Acabaremos el recorrido del disco con el corte número trece, composición que volveremos a escuchar más adelante en otra versión, pero que en esta  ocasión está interpretada por la cantante Jane Grimes. Está compuesta con motivo del 70 aniversario del padre de míster Douglas. Es una bendición irlandesa que se titula “Deep Peace” (Paz profunda) y suena así de bien:

Paz profunda, de una ola que llega hasta tí. Paz profunda, del aire que fluye hacia tí. Paz profunda, de la tierra silenciosa para tí. Paz profunda, de las estrellas que brillan por tí. Paz profunda, de la delicada noche para tí. La Luna y las estrellas vierten su curativa luz para tí. Paz profunda para tí (Deep peace – Bill Douglas).

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: