jump to navigation

Los ojos de algodón de Joe 28 febrero 2013

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
trackback

Pasamos a otra década, la de los 80, y los “Chieftains” siguen haciendo de las suyas, pues publican el último de los álbums titulado con un numeral: “The Chieftains 10: Cotton-Eyed Joe”:

1117748

abandonando definitivamente la costumbre de nombrar a sus discos con el nombre del grupo seguido de un número.

En este disco, se abren a nuevas sonoridades, como por ejemplo la música manesa, o cantada en gaélico de la Isla de Man. También quedan fascinados por el country en su primera visita a Texas, dando hasta seis conciertos por todo el estado sureño… pero de eso hablaremos más tarde.

Deciros que se publicó en 1.981 pero que se ha reeditado varias veces, entre ellas en 1.991 y 2.000, siendo la carátula de la edición original en “Claddagh Records” ésta:

cl10

mucho más abstracta que la de “Shanachie Records” del año 91, que es la primera que os he mostrado.

Se grabó en los “Windmill Lane Studios” de la capital irlandesa, con Paddy Moloney como productor y con los mismos intérpretes e instrumentos que en el disco anterior.

Vamos a comenzar con el primer corte, titulado “The Christmas Reel” , un tema pretendidamente navideño que no es más que otro de los reels a los que nos tienen acostumbrados, tal y como comprobaréis en el “Reproductor de Músicas Posibles” que tenéis a la derecha de vuestra pantalla.

No os mováis del sitio porque también en el “Músicas” hallaréis el tercer corte del álbum, con un larguísimo título: “Kiss me Kate/The Custom Gap/The Spindle Shank/My Love is in America”, compuesto por la suma de cuatro reels convenientemente arreglados y rebautizados para la ocasión.

Seguimos con una composición de Kevin Conneff, que es quien canta en el sexto corte del disco, titulado “The Pride of Pimlico”, basada en un poema de Arthur Griffith, político irlandés que sería el primer presidente de la Irlanda libre tras su independencia del imperio británico. Únicamente el bodhrán es el acompañamiento que arropa la voz de Kevin, que podréis volver a escuchar en el “Músicas Posibles”.

Continuamos con el mismo reproductor, ya que sólo en él podréis disfrutar de dos jigs seguidos que constituyen el séptimo corte del disco y que lleva por nombre el de “An Faire “(El anillo de oro).

Proseguimos nuestra marcha con el octavo tema del álbum, que comienza suavecito con un “air”, sigue con una marcha para acabar con una danza, teniendo todo ello el título de “An Durzhunel (La tórtola), siendo estas tonadas tradicionales bretonas (la última de ellas seguro que os sonará…) del gaitero Patric Molard. ¿Dónde escucharlo? Pues en el “Músicas”… otra vez…

Ya casi estamos acabando… En el décimo corte, tenemos una composición de Paddy Moloney que dedicó a su amigo Garech Onorach á Brun con motivo de su boda con una princesa hindú. Un tema cortito pero absolutamente precioso, con Paddy al whistle, que (cómo no…) habréis de disfrutar (y descargaros, si os apetece) en el reproductor habitual. Su título, “Garech’s Wedding” (La boda de Garech).

Finalizamos con el tema que da nombre al disco (y, si no somos demasiado puristas, a la entrada de hoy, en una traducción muy libre del título), grabado después de la gira por los EE.UU., en febrero del 81, donde tocaron este tema con el mítico cantante de country Willie Nelson. Prestad atención porque no tiene desperdicio: una mezcla insuperable de música country y folk irlandés, ya que mezclaron “Cotton-Eyed Joe” (“Joe, el de los ojos de algodón”, tema tradicional norteamericano) con “The mountain top”de los “Chieftains”, teniendo a Derek Bell al piano y el cantante Ricky Skaggs a la voz. A ver si resistís la tentación de bailarlo…:

Si no hubiese sido por Joe ojos de algodón, estaría casado desde hace tiempo. ¿De dónde viniste? ¿Adónde fuiste? ¿De dónde viniste, Joe ojos de algodón? Llegó a la ciudad como una tormenta invernal. Cabalgó a través de los campos, tan atractivo y fuerte. Sus ojos eran sus herramientas y su sonrisa su arma, pero para lo único que había venido era para divertirse. Traía el desastre allá por donde fuera. Los corazones de las chicas eran para enviarlos rotos al infierno. Todas corrían tras él, no se sabe bien porqué, y abandonaron a los hombres por Joe, ojos de algodón. (Cotton-Eyed Joe, canción tradicional norteamericana).

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: