jump to navigation

El hombre que firmaba de pie 30 noviembre 2012

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
trackback

Ayer, sobre las diez menos cuarto. La noche hacía rato que había caído sobre Barcelona, con un frío que hacía que me alegrara haberme acercardo hasta la biblioteca Jaume Fuster, en plena plaza Lesseps para, bien calentito y resguardado, ver la presentación de su último libro. Tras hora y cuarto de cola, que se me había hecho eterna, por fín estaba cerca de mi objetivo. Ascendí los escalones hacia la tarima, donde me esperaba, risueño, como si para él fuera cosa fácil permanecer druante horas de pie, firmando libros y saludando a sus fans.

– Buenas noche, Don Arturo – le dije, mientras se alargaba un ejemplar de mi propiedad de uno de sus muchos libros por él escritos.

– ¿Para quién es?

– Es para mí. Ponga algo así como: “Para Juan, marinero de agua dulce” (los que sabéis a qué me dedico, ya sabréis el porqué de esa frase…)

Sonrió mientras, sin apoyarse en el atril que tenía a su lado, aguantaba el peso del libro, firmando a mano alzada mientras le preguntaba: – ¿Sigue escribiendo en “El Semanal”?

– Pues sí. No falto a la cita ni una sola semana. Todavía sigo escribiendo.

– Es que hace tiempo que ya no sigo su artículo dominical.

– Pues sigo escribiendo… Tenga… – exclamó alargándome el ejemplar firmado- Muchas gracias por venir a la presentación, amigo.

– No, gracias a usted por seguir escribiendo, Don Arturo.

Y me bajé del entarimado, más felíz que una perdiz, contemplando su letra de médico y su rúbrica al final del texto, semejante al que un esgrimista hubiera hecho con su florete en el aire,

A Juan, marinero de agua dulce. De su amigo, Arturo.

aunque un tanto mohíno por no haberme atrevido a comentarle que esa misma tarde había caído un mito: todo un Académico de la Lengua (Sillón T mayúscula) se había quedado sin palabras más de una vez a preguntas del entrevistador… Si lo hubiera dicho, seguro que hubiera exclamado un “Pardiez”, un “Voto a Bríos” y un “Recibirá a mis padrinos”, mientras que me lanzaba en plena cara un guante de desafío y me emplazaba a batirme en duelo a primera hora de la mañana… cuando uno, quizá por cobardía o por eso de la crisis, a esas horas el único desafío al que está dispuesto a enfrentarse es al de coger el metro camino del trabajo…

No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente. Se llamaba Diego Alatriste y Tenorio, y había luchado como soldado de los tercios viejos en las guerras de Flandes. Cuando lo conocí, malvivía en Madrid, alquilándose por cuatro maravedís en trabajos de poco lustre, a menudo en calidad de espadachín por cuenta de otros que no tenían la destreza o los arrestos para solventar sus propias querellas (El Capitán Alatriste – Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez).

Pero vayamos a lo nuestro…

El 17 de septiembre de 1999, vuelve nuestro amigo David a sacar al mercado discográfico otra de sus obras musicales, como siempre, editada en el sello “White Cloud” y titulada “The man who painted caves” (El hombre que pintaba en las cavernas):

David%20Antony%20Clark%20-%20The%20Man%20Who%20Painted%20Caves%20-%20front

David Antony Clark tiene tres profundas pasiones: la música, viajar y la naturaleza. El músico neozelandés ha entrelazado esos tres elementos en sus aclamadas grabaciones. Con una innata fascinación por la historia natural y la música de las culturas indígenas, Clark ha mezclado de una forma muy precisa lo indígena con lo más actual para producir un sonido cuya mejor descripción sería “Neo-Primario”. Su nueva colección de temas musicales es una seductora interpretación de una era en que la historia se grababa en los muros de las cavernas. Con sus percusiones rítmicas pegadizas y sus arreglos pausados, recrea con perfección una vida donde el Tiempo estaba marcado por el Sol y la tecnología más moderna era una rueda (Comentario del disco en la web www.naxos.com).

Con estos mimbres ya trenzados, procederemos en la siguiente entrada a descubrir las “músicas rupestres” de David.

Comentarios»

1. obelix - 3 diciembre 2012

¡¡Voto a brios!! ¿Esos malandrines han vuelto a facer mofa de la sagrada tradicción??? Sean siempre bienvenidos los presentes y viandas que a buen seguro portaron a vuecencia, para mayor deleite y gozo de cuerpo y anima. Sera, pues, para este humilde siervo un sin par honor, acompañar a tan noble caballero a la venta que su vuecencia tenga por bien elegir. Seré puntual y dispuesto como es mi honra y servil y atento como mi escudo y lema airean a los vientos del señor nuestro señor.
Quedo, pues, atento a los mensajeros y que estos porten prontamente noticias del encuentro, ya, por mi ansiado.
Quedo a vuestros pies y servicio, “pa “na” que haga falta”

Me gusta

irreductiblepuntocom - 3 diciembre 2012

Mi fiel escudero Obélix: veo que te has apuntado a un curso de castellano antiguo y, a fé mia, que está bien aprovechado. Hubieras disfrutado de lo lindo de la presentación del libro. Por cierto, aprovechando la ocasión, pláceme decirle que los Reyes Magos han llegado con antelación a mi humilde casa (no le han hecho caso a Ratzinger…), o sea, que te amenazo con tomarnos unos culines de sidra (o la bebida que sea menester) para hacerte solemne entrega (si la Sagrada y Santa Inquisición no lo impide).
Cosas veredes, amigo Obélix, que maravillarte han…

Me gusta

2. obelix - 1 diciembre 2012

Alégrome en gran manera por tu singular andanza por las altas tierras del Lesseps, y que destas andanzas hayas dado de manos a boca con el sin par espadachín de la palabra, ora escrita ora hablada, más afilada y certera, que el florete mejor forjado de los aceros toledanos. Es, sin duda mi bravo amigo, uno de tus referentes en cuanto a gallardía, honestidad, don de palabra y gentes e independencia en el pensamiento social y soberano. Mas no olvides que el también vende su espada, en forma de pluma, a las querellas y contiendas de las editoriales y cabeceras de novedades y noticiosos; en loable pugna por mantener un sustento que agradezca el tullido cuerpo en mil batallas magullado (Kosovo, Akisgran,…), y una más que manifiesta alta dignidad y representación, tanto en el vestir, como en alojamiento nunca inferior de venta de cinco cucharones, y atenciones a las folganzas del cuerpo y mente. Asimesmo, no monta cualquier rocín famélico y mal enjaezado, sino al contrario siempre tiene a disposición primeras caballerias y carruajes de mucha pompa e circunstancia que le realizen la mudanza de su cuerpo y enseres haya do quiera ser recibido y agasajado por el pueblo y algunos, pocos, nobles. A los que mandoblea a diestro e siniestro sin miramientos de la altura de cuna de los susodichos, sino de la bajura de sus actos y requiebros tanto a leyes como a servidores y pueblo llano.
En resumen, si me permitís, querido amigo, hago mías tus alegrías y chanzas por tan breve pero, a buen seguro, enriquecedor encuentro. Mas permitidme que ponga, a modo de contrapeso en la balanza de tus lisonjas, las almoinas por mercenario del bueno de D. Arturo, a quien el señor guarde muchos años, como asimesmo a vos y todos los suyos de quien solo tengo palabras de grandilocuente agradecimiento por los muchos desvelos que os tomais en blandir la espada de la cultura musical en beneficio de los que, sin ánimo de menospreciarnos, somos unos simples juglares de coplillas y bufones de plaza mayor.
Quede con Dios vuestra eminencia y siga honrandonos con sus escritos encendidos de sabiduria y preñados de criaturas musicales sin par.
Vuestro humilde servidor, pa na que haga falta….

Obelix de Sant Martí de Provençals

Me gusta


Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: