jump to navigation

En la avenida del amoníaco 17 abril 2012

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
trackback

En 1983 aparece, como era de esperar, el primer “grandes éxitos” de los Alan Parsons Project, titulado “The best of…” y publicado (como casi todos los anteriores) en el sello “Arista”:

donde aparecen recopiladas algunas de las canciones y temas instrumentales de todos sus anteriores discos, con la excepción de los temas del primer álbum, “Tales of mystery…”, que había sido publicado por “20th Century Records”.

La única excepción es la entrada en este recopilatorio de un tema que no está incluído en un disco anterior, sino que es una avanzadilla del siguiente álbum, que vería la luz el 7 de febrero de 1984. Dicha canción es “You don´t believe” y el disco al que pertenece es “Ammonia Avenue”:

Fue grabado, otra vez, en los “Abbey Road” entre mediados de 1982 y finales del 83 y está inspirado en una visita que realizó Eric Woolfson a las “Imperial Chemical Industries“, una industria petroquímica británica en la que vió una especie de calle con miles de tuberías (como las de la carátula, que veréis si giráis la imagen 90 grados en el sentido de las agujas del reloj), sin gente ni árboles y con una señal que identificaba dicha calle con el nombre de “Ammonia Avenue” (Avenida del amoníaco).

El disco se centraba en el desencuentro y la falta de entendimiento entre el desarrollo de la industria científica y la ciudadanía (y viceversa). Se pretendía que fuera un disco doble, aunque se dejó para el siguiente disco la mitad de dicho álbum.

No recuerdo que ningún album fuera especialmente más dificil que cualquier otro. Bueno… sí recuerdo que tuve que esforzarme y pelear un poco con las pistas de “Ammnonia Avenue”, para conseguir una buena voz en esa canción. Pero hablando en general, todos los “Alan Parsons Projects” fueron divertidos y nos lo pasamos muy bien. Había un ambiente muy bueno (Alan Parsons).

El disco era como una segunda parte del anterior y obtuvo un gran éxito con el quinto corte, cantado por Eric y titulado como “Don´t answer me” (No me respondas). Sólo me parecen interesantes y merecedores de aparecer en este blog sus dos últimos cortes.

El único tema instrumental del disco es el que hace el octavo y se titula, como no podía ser de otra manera, “Pipeline” (Oleoducto):

Merece la pena destacar en este tema tan relajante y tranquilito el saxo de Mel Collins, músico que ya había colaborado en el disco anterior y que tiene una larguísima lista de colaboraciones con todo tipo de bandas.

Acabamos la presente entrada con el tema que da nombre al disco y que cierra el mismo:

La voz que escuchamos es la de Eric y tienen una gran importancia, como viene siendo habitual, los arreglos orquestales de Andrew Powell de la “Philharmonia Orchestra” que escuchamos en la parte central, de manera similar a la canción “Silence and I” que aparecía en el anterior disco.

¿Esta ausencia de luz es como cuando nos encontramos a oscuras? Contemplando como resurge el sol. ¿Esta ausencia de vida es como cuando miramos fijamente las olas? Hacia el interior de los ojos de un extraño. ¿Y quiénes eran los que criticaban o despreciaban las cosas que habíamos hecho? Los que buscaremos y encontraremos la “avenida del amoníaco”. Si buscamos las evidencias y cuestionamos las respuestas, tan sólo la duda crecerá. ¿Estamos ciegos ante la verdad o es una señal de que creemos en ella?  Solo la sabiduría nos responderá. Y palabra tras palabra, han extinguido la luz que brilla hoy. Y los que llegaron los primeros para burlarse de todo, continúan detrás de sus rezos. Cuando no puedes distinguir la rima y no puedes ver la razón, ¿porque debe continuar la esperanza? Para un hombre que estará agotado y cuya alma crecerá abatida, la vida es vivir en vano. ¿Y quiénes somos los que justificamos lo que es correcto en todo lo que hacemos? Hasta que buscamos y encontramos la “avenida del amoníaco”. Atravesando todas las dudas, de alguna manera lo supimos. Y piedra a piedra lo construyeron tan alto, hasta que el sol se abrió paso. Un rayo de esperanza, una luz brillante: la “avenida del amoníaco”. (Ammonia avenue – Alan Parsons Project).

En la proxima entrada, un poquito de “cultura”…

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: