jump to navigation

Siguiendo a la musa… 8 marzo 2011

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
trackback

Ahora que ha llegado el momento, pronto el día se irá, allí sobre una orilla lejana, tú me oirás decir: largo como día de verano, profundo como el vino el oscuro mar, guardaré tu corazón junto al mío, hasta que vuelvas a mí. Allí como un pajaro volaría, alto cruzando el aire, tocando de lleno los rayos del sol, sólo para encontrarte allí. Y en plena noche, en nuestros sueños, o cuando el viento pida libertad, guardaré tu corazón junto al mío, hasta que vuelvas a mí (Penelope´s song – Loreena McKennitt).

Nos habíamos quedado a la mitad del disco “An ancient muse”, por lo que es de obligado cumplimiento seguir con el mismo… (Si queréis ver el vídeo, clicad en Ver en Youtube):

Mientras escucho la versión audio de la Odisea de Homero, pienso en los viajes que realizaron numerosas gentes en tiempos pasados. Los viajes eran difíciles, a menudo largos, y la idea de no regresar nunca era siempre una posibilidad. De hecho, éstas no son solamente experiencias antiguas sino también contemporáneas. Y cuando pensamos en los viajes, escuchamos no solo las voces de aquellos que se marchan – para luchar en guerras, escapar de persecuciones, o simplemente en busca de una vida mejor – sino también las voces de aquellos que se quedan atrás. Por tanto, la perspectiva de la leal esposa de Odiseo, Penélope, me viene a la mente (Loreena McKennitt).

Habréis escuchado en la canción anterior, titulada “Penelope´s song” (La canción de Penélope) y que constituye el sexto corte del disco, el sonido de varios instrumentos de cuerda (violín, viola, cello, laúd árabe o ud) y entre ellos un instrumento cuyo sonido parece el de una zanfona, pero que se denomina nychelharpa,

Nychelharpa

un extraño monstruo musical sueco que se toca como un violín, pero al que se le han añadido unas teclas y que consta de dieciséis cuerdas que se frotan con un arco.

Si queréis saber cómo demonios se toca, mirad a continuación:

¿A que parece fácil?????

Bueno, sigamos con lo nuestro…

La octava y penúltima canción del álbum es un largo y preciosísimo tema que es uno de mis favoritos (otro más de los innumerables de la artista canadiense) y lleva como título el de “Beneath a Phrygian sky” (Bajo un cielo frigio):

Gordion, Turquía, junio de 2002: Hoy he visitado el yacimiento arqueológico más increíble justo a las afueras de Gordion, en Anatolia, Turquía. Cuenta la leyenda que es el hogar del Rey Midas y el lugar donde Alejandro Magno cortó el “nudo Gordian”, esconde capas de civilizaciones: los Hittites, Frigios, Cimerianos y Celtas entre otros… Estudios Real World, Wiltshire, mayo de 2006: Me cuesta definir lo que transmite esta canción… Quizá es una llamada a las armas, por nuestro amor propio como especie y por el mundo natural con el cual nos entrelazamos. ¿Qué podemos aprender de la historia, teniendo en cuenta todas las oportunidades que se nos brindan? ¿Podemos? ¿Lo haremos? Pienso en las palabras de Edmund Burke: “Todo lo necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada.” (Loreena McKennitt).

En los dos maravillosos temas que os he comentado hasta ahora en la presente entrada (y en otros anteriores del mismo disco), uno de los instrumentistas que acompañan a Loreena es el gran Haig Yazdjian, un músico sirio que toca el ud o laúd árabe y cuya música suena así de bien:

Para terminar el repaso del disco, no hay mejor manera que dejaros envolver por la portentosa voz de Loreena y el lamento quejumbroso de la gaita de Steafan Hannigan, en el tema que cierra el disco y que se titula “Never-ending road” (Camino interminable):

Aquí está mi corazón, a tí te lo entrego, llévame contigo a través de esta tierra. Estos son mis sueños, tan escasos y sencillos que caben en la palma de nuestras manos (Never-ending road – Loreena McKennitt).

Estudios Real World, Wiltshire, 18 de agosto de 2006: No puedo identificar un lugar o época particular como inspiración para esta pieza. Sin embargo, su sentimiento ha evolucionado a lo largo de muchos años de leer las obras de muchos poetas y místicos procedentes de las tradiciones religiosas, que buscaron reflexión acerca de lo divino a través de la poesía del amor: Rumi, Hafiz, Yunus Emre, Solomon ibn Gabrirol, San Juán de la Cruz, Santa Teresa de Ávila. El tema universal es el del amor, y en esta calle interminable de vida y renacimiento, es seguro que éste es el sentimiento que debe perdurar (Loreena McKennitt).

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: