jump to navigation

El espejo y la máscara… 7 febrero 2011

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , , ,
trackback

Antes que nada, me gustaría cumplir como se merece con un músico excepcional y que es bastante desconocido para el público en general. Su nombre es Masinori Takahashi, es sintetista y este pasado viernes cumplió 58 añazos; por ello se merece una calurosa felicitación…

Que cumplas muchísimos años más y que sigas emocionándonos con tus teclados, querido Kitaro:

Siguiendo con el orden numérico del disco que comentábamos en la anterior entrada, “The mask and mirror”, tenemos en el cuarto corte una de las canciones que más habréis escuchado de Loreena. Dedicada al mercado nocturno de Marrakech, este tema es una auténtica delicia para los sentidos, en particular por sus percusiones árabes… Su título, “Marrakesh night market”:

16 de marzo de 1993 – He llegado esta noche a Marrakech y estoy a las puertas del mercado. Es Ramadan y hay una ferviente actividad por todas partes. Las figuras de los hombres con sus chilabas pasando a través de las luces y de las sombras me han dejado sorprendida: parecen monjes. Caballos, carros, coches, bicicletas y miles de personas participan en las actividades nocturnas…una cacofonía de sonidos. Me retiro a la terraza de un café para observar mientras bebo un té de menta… Hay muchos círculos de unas veinte personas cada uno dispersos por todo el mercado, cada uno con su propia música, con sus propias narraciones, hay monos en los hombros de algunos hombres, o cobras encantadas que “bailan” sobre alfombrillas; se venden brebajes “mágicos” de huesos, semillas, piedras y especias…Los velos de las mujeres apenas permiten verlas y quedo atrapada por un fuerte sentido de intriga que todo este ambiente ha creado; se oculta tanto como se revela… (Loreena McKennitt)

La letra de la canción da sentido al nombre del álbum en algunos de sus versos:

Estan reunidos en círculos, las lámpara iluminan sus rostros, la luna creciente se mece en el cielo. Los poetas del tambor mantienen en suspenso los latidos de sus corazones, el humo sube en remolinos para luego morir. ¿Querrías mi máscara?¿Querrías mi espejo?, grita el encapuchado en las sombras. Puedes verte a tí mismo, puedes ver a cualquier otro o puedes mirar el rostro de tu dios. Las historias son tejidas y dicha la buenaverntura. La verdad es medida por su peso en oro, las mágicas mentiras desparramadas en alfombras por el suelo. La fé es conjurada por los sonidos del mercado nocturno. Las enseñanzas están escritas sobre pergaminos, han sido traídas a caballo desde el Nilo, dice la voz espectral. A la luz de la hoguera, la cobra se abalanza con una sonrisa encantadora (Marrakesh night market – Loreena McKennitt).

Completamos el círculo con el quinto tema del disco, una sencilla canción en la que sólo tenemos el inagotable chorro de voz de Loreena y un instrumento hindú, una especie de violín que se llama esraj

Esraj

que es sabiamente tocado por George Koller, dándole las notas justas de melancolía al susodicho tema, que lleva por título “Full circle” (Círculo completo):

Las estrellas cayeron profundamente desde la oscuridad, como los rezos que se alzaron con suavidad, pétalos al amanecer y cómo escuché tu voz, pareciéndome tan clara, tan tranquila como cuando llamas a tu dios. En algún lugar, el sol se elevó sobre las dunas del desierto. Con una calma que yo no había sentido antes. Esa era la cuestión, atrayéndote, en tu corazón, en tu alma. ¿Encontraste lo demás allí? En otro lugar, una nevada, la primera del invierno que cubrió el suelo como las campanas que llenaron el aire. Tú con tus ropajes cantaste, llamándolo, en tu corazón, en tu alma, ¿encontraste la paz allí? (Full circle – Loreena McKennitt).

Y seguimos con el sexto y único tema instrumental del disco, para lo cual volvemos de nuevo nuestra vista hacia tierras españolas, concretamente hacia el extremo noroeste de la península. En tierras gallegas nos encontramos con “Santiago”:

Acabo de actuar en Santiago de Compostela, Galicia…región mística y exuberante de España sobre todo viniendo de zonas mas áridas del país; claramente es territorio celta por su lenguaje y su música. Y un sitio al que tengo que volver pronto… Aprendí la historia de la ciudad. Supuestamente los restos de Santiago llegaron misteriosamente a la ciudad de Padrón (ciudad que visitamos… preciosa línea de árboles a lo largo del río siguiendo el camino que lleva al lugar donde se encuentran las reliquias) y fueron enterrados en la ciudad de Santiago…Cogí una recopilación en CD de música del camino de Santiago y un CD de un grupo español llamado Els Trobadors… siento un sentimiento maravilloso asociado con esta música. Estoy estudiando notas, libros y piezas musicales, intentado reunir una imagen mas clara de Santiago desde el año 900 hasta el 1500, cuando rivalizaba con las peregrinaciones a Jerusalén y a Roma, ofreciendo a sus huéspedes vertientes humanas mas variadas, persiguiendo al mismo tiempo metas religiosas y terrenales. Fue también un lugar de cruce de fertilización cultural sin igual  hasta el momento, entre las comunidades cristinas, judías y musulmanas. Cuando escuché esta pieza, quedé atrapada por su tono semítico, y fui consciente de que, incluso en el campo de la música, las tres comunidades se habían influido entre ellas. (Loreena McKennitt).

En este corte instrumental interviene uno de los intérpretes míticos de la música celta, uno de los componentes de Planxty o de The bothy band, nada menos que tocando el bouzuki se encuentra el sin par Donal Lunny:

al que acabáis de ver (en el extremo izquierdo del escenario) en un maravilloso aquelarre musical junto a la acordeonista Sharon Shannon y otros monstruos de la música celta.

Y ya que hablamos de la música celta, no os perdáis la introducción a este largo tema con el que acabamos la presente entrada de hoy, un estupendo solo de gaita de Patrick Hutchinson con el que da comienzo el tema “The two trees” (Los dos árboles), cuya letra es un poema de Yeats que habla de la improbable y difícil fusíon del hombre con la naturaleza que le rodea en un tono de misticismo:

6 de octubre de 1993 – Stratford…Hojeando la poesía de Yeats me encontré con “Los Dos Árboles”, cuyo encantador sentimiento de búsqueda del bien dentro de uno mismo y su lucha por evitar mirarse en el espejo del cinismo, ahora me conmueve, al darme cuenta de las fuertes conexiones con el pensamiento sufí en este sentido… Los iconos son esencialmente irlandeses y me recuerdan, por algún motivo, el final de la película de John Huston, “The Dead”: campos áridos, árboles sin hojas y los estorninos cantando. (Loreena McKennitt).

La película a la que se refiere Loreena es “Dublineses“, una serie de cuentos breves de James Joyce que se convirtieron en la susodicha película y cuyo final (siguiendo los pensamientos puestos por escrito de Loreena) os invito que veáis a continuación (Clicad en Ver en Youtube):

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: