jump to navigation

Un lugar llamado La Mañana 28 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Acabáis de ver y escuchar el tercero de los cortes que componían el disco que habíamos dejado a medias en la entrada anterior, y que se titula “Forest Hymn” (Himno del bosque), una delicada pieza instrumental plena de belleza y sensibilidad, como la mayoría de las composiciones del bueno de Bill Douglas, con un sublime violín que destaca por encima del resto de instrumentos.

Volveremos a visitar el “Reproductor de Músicas Posibles” (situado, como siempre, a la derecha de vuestra pantalla, bastante más abajo de estas letras) si no queremos perdernos el cuarto tema del álbum, que se titula “Morning song” (La canción de la mañana), en el que nos encontramos con las angelicales voces del coro “Ars Nova”, complemento indispensable para disfrutar aún más los sonidos compuestos por míster Douglas.

El segundo de los cortes basados en temas ya registrados con anterioridad en el disco “Cantilena” es este “Tara”, correspondiente al quinto corte y susurrado por las voces de los “Ars Nova”, que le dan una atmósfera absolutamente nueva y enriquecida, como váis a poder comprobar en el siguiente vídeo:

Damos un pequeño saltito hasta el tema número ocho, con un comienzo en el que un tímido piano nos va desgranando sus notas y que no nos abandona hasta el final del mismo. Lleva por título el de “Wings of the wind” (Alas del viento) y lo podréis escuchar acudiendo, de nuevo, al “Músicas Posibles.

Cerraremos el estudio del disco con el décimo corte, que es el que le da nombre al álbum y que está basado en una poesía de Emily Dickinson, titulado “Will there really be a “Morning”?” y cuya letra es una meditación sobre el cielo:

¿Habrá realmente una “Mañana”? ¿Hay algo que se llame “Día”? ¿Podré verlo desde las montañas si soy tan alto como ellas? ¿Tienen pies como las lilas acuáticas? ¿Tienen plumas como los pájaros? ¿Lo han traído desde remotos países de los que nunca he oído hablar? ¡Oh, alumno! ¡Oh, marinero! ¡Oh, hombres sabios de los cielos! Por favor, decidle a los peregrinos dónde se encuentra el lugar llamado “La Mañana” (A place called morning – Bill Douglas).

Documentales in-éditos 24 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Como cada año, suele tener lugar en Barcelona y sobre estas fechas, un festival dedicado única y exclusivamente al género documental musical, con el nombre de “In-Edit“, patrocinado por una famosa marca de líquidos espirituosos:

inedit-masterseries-570x269

Según palabras de los propios organizadores de tal evento, que este año llega a su decimoprimera edición, IN-EDIT es una red de festivales que comenzó teniendo lugar sólo en Barcelona para extenderse por otras ciudades. En la edición del año 2.012, tuvo otros tres escenarios mas: Santiago de Chile, Berlín y Sao Paulo. Ahora tiene otras sedes en Colombia y Grecia, y pronto tendrá un pié y medio en México y Polonia, por lo que se va extendiendo como una mancha de aceite. Aunque quien corta el bacalao es la edición de Barcelona, puesto que es la que gestiona las demás, cada una de sus sedes tiene su estilo y convocatoria propia.

Bueno, pues en la presente edición, que comienza hoy viernes día 24 de octubre y terminará el domingo 2 de noviembre, hay tres documentales que tienen mucho que ver con la música incorrecta, género que tratamos y difundimos en éste, vuestro blog.

La primera propuesta que os quiero recomendar va especialmente dedicada a los frikis (como yo) de los aparatejos electrónicos llenitos de cables por todos lados, que producen sonidos armoniosos (al menos, algunas veces…). Se titula “I dream of wires” (Sueño con cables):

Habéis visto el tráiler, de apenas 12 minutillos, pero el documental íntegro, que se proyectará en la sala 1 del cine “Aribau Club” el próximo martes día 28 a las 22 horas y el jueves 30 en la sala 5 de los “Aribau Multicines” a las 19.30, dura sus buenos 94 minutos, en versión original subtitulada y en el que los pioneros de dicho tipo de música nos hablarán de sus experiencias con los botoncitos, lucecitas y demás parafernalia electrónica.

La segunda opción tiene mucha relación con la primera, pero está más restringida a un avanzado a su tiempo allá en su país. Me estoy refiriendo al músico chileno José Vicente Asuar:

Ya habréis notado que éste trailer es más para los que les gustan las “emociones musicales fuertes”, o sea, para tip@s dur@s y viciosill@s de la música electroacústica más extrema.

Se titula “Variaciones espectrales”, fue su primer trabajo, publicado en 1.959, y se podrá ver el próximo lunes 27 en la sala 2 del Aribau Club y cuenta en 55 minutos la creación del primer computador musical en Latinoamérica. Contará con la presencia en la sala del director del documental, Carlos Lártora.

Y llegamos al plato fuerte, pues (al menos para mí) es el más interesante de todos. Estoy hablando de “Tubular Bells: The Mike Oldfield story” (Clicad en el siguiente enlace para poderlo visionar):

https://hml.helixmedialibrary.net/Play/1738

Como habréis visto, cuenta (compactado en una hora más o menos) su vida y milagros antes, durante y después de la publicación de todo un hito de la música mundial de todos los tiempos. Un disco que rompió moldes y que (a pesar de tener varias versiones y continuaciones) es único e irrepetible.

Bueno, no hace falta que vayáis al cine, puesto que en el enlace anterior tenéis el documental enterito, en inglés pero con subtítulos en español. De todas maneras, por si queréis degustarlo en pantalla grande, os comento que se proyectará en la sala 5 de los Multicines Aribau el próximo lunes a las 19 horas y en la sala 1 del Aribau Club el jueves 30 a las 17 horas.

Que disfrutéis del séptimo arte…

 

El amanecer de la eternidad 21 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
4 comments

Llega el momento temido para cualquier artista y deseado para cualquier fan que se precie: el de ofrecer un “the very best” de todo lo publicado con anterioridad. Y digo temido porque… ¿cómo seleccionas lo mejor de lo mejor?¿Qué incluyes y qué dejas fuera de un recopilatorio selecto de tus obras?

El 22 de agosto del 2.000, Bill Douglas saca al mercado discográfico catorce de sus mejores composiciones, pertenecientes a sus primeros discos, con el nombre de “Eternity´s sunrise” (El amanecer de la eternidad):

Bill-Douglas-Eternitys-Sunrise-20001

Quería expresar mi aprecio por los grandes maestros de la poesía, quienes tanto habían contribuído a mis grabaciones en los discos de “Hearts of Space records”. Sus simples pero profundos versos son una fuente inagotable de inspiración. “I shall live not in vain” es una de las más bellas expresiones de compasión que haya encontrado (Bill Douglas).

Al año siguiente, más concretamente el 22 de mayo, volvemos a tener a nuestro alcance otro álbum más de Bill, acompañado de nuevo por los “Ars Nova Singers” (jejeje… ¿os creíais que os íbais a librar de ellos?) y también con letras basadas en las odas poéticas más profundamente cálidas. Su título es el de “A place called morning” (Un lugar llamado La Mañana):

frontvgvpublicado, como el resto de su amplia discografía, en el sello “Hearts of Space”, cuenta con el elenco de músicos habitual, con tan sólo un par de excepciones: Peter Cooper al oboe y Yumi Hwang al violín.

Cuenta con dos versiones corales de temas que ya aparecieron en su momento en su disco “Cantilena” y que ya repasamos anteriormente. Una de ellas es la que abre el disco y que se titula “Lake isle of Innisfree”:

Seguimos a continuación con el segundo de sus cortes, que habréis de escuchar en el “Reproductor de Músicas Posibles” que tenéis justo a vuestra derecha y que se titula “Emerald dawn” (Amanecer esmeralda), un bello y tranquilo tema con el que nos vamos a despedir hasta la siguiente entrada.

Earth prayer 18 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Continuando el recorrido por el álbum que da nombre a la presente entrada, nos encontramos con su segundo corte, una composición musical que habréis de escuchar en el “Reproductor de Músicas Posibles” y que lleva por título el de “Spirit Dance”. Si prestáis atención, se parece bastante a alguno de los temas que aparecían en sus primeros trabajos, solo que tiene un cierto aroma a Wim Mertens, artista del que hablaremos (al menos eso espero…) en un futuro en este mismo blog.

Y no nos moveremos del “Músicas” para no perdernos las voces de los “Ars Nova Singers”, que interpretan “The splendour falls” (El declive del esplendor), letra basada en una poesía del inglés Alfred Lord Tennyson y que constituye el tercer tema del disco:

El esplendor cae sobre los muros del castillo y la cima cubierta de nieve como siempre. La larga luz tiembla atravesando los lagos y la gran catarata salta gloriosa. Suena, corneta, suena, deja a los ecos salvajes volar. Suena, corneta; responde al eco agonizante… (The splendour falls – Bill Douglas).

En el cuarto tema, nos topamos con “Clouds” (Nubes). Ojo, no confundiros con “The cloud” (Nube), que aparecía en su anterior trabajo discográfico y del que hablamos recientemente. Esta vez es una composición instrumental, con aromas de jazz, suave, tranquilo, que se va desmadejando cual nube en el cielo, sin que nos demos cuenta… Y, sí, otra vez está en el “Músicas Posibles” a vuestra disposición.

Con un piano y un clarinete comienza “Wind of delight” (Viento de regocijo), quinto corte del álbum, también con inspiraciones árabes y jazzísticas, que (no os lo váis a creer…) apreciaréis como se merece en el “Reproductor” habitual que tenéis bastante más abajo, a vuestra derecha de la pantalla.

De nuevo la “batalla” musical (incruenta, por supuesto…) entre el piano y el clarinete es la que domina el séptimo tema, titulado “In lovely blue” (De un hermoso azul), batalla en la que todos ganamos al escucharla en el “Músicas” y que nos podemos descargar para solazarnos a gusto. Supongo que os habréis dado cuenta de que es una versión del mismo tema que apareció en el disco “Everywhere“, del que hablamos a principios del mes de septiembre. Me parece muy oportuno volverlo a recomendar, para que comparéis ambas versiones y os quedéis con la que más os guste (o con las dos…).

Nos introducimos en un círculo de piedras como el de la carátula del disco, puesto que así es como se llama el octavo corte, “Circle of stones”, una composición instrumental con aires medievales que, de nuevo, se encuentra en el “Músicas posibles”.

Habréis notado que la presencia de los “Ars Nova” va disminuyendo en este disco respecto a los anteriores. Tanto así que será el último (si no recuerdo mal) en el que sus maravillosas voces tendrán un lugar destacado en la discografía de míster Douglas.

Nos vamos hasta el décimo tema, con el nombre de “Iona“, inspirado (es un suponer) en la pequeña isla escocesa del mismo nombre

166-4124

Cualquiera diría que esto no es un paisaje escocés, ¿verdad?

y en el que el fagot de Bill es el que lleva la voz cantante. Lo siento, pero también está en el “Músicas Posibles”…

¡Por fín! ¡¡¡He encontrado un vídeo!!! Bueno, pues acabamos el desarrollo del álbum con el vídeo correspondiente a su decimoprimer corte, titulado “Magic circle” (Círculo mágico), inspirado en una poesía de Percy Bysshe Shelley y subrayado por las maravillosas voces del coro “Ars Nova”:

La oración de la Tierra 14 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , , ,
add a comment

Un año más y ya tenemos, de nuevo, una tercera entrega de la perfecta simbiosis entre la música de Bill Douglas, las maravillosas voces del coro “Ars Nova Singers” y las letras basadas en la poesía de los grandes maestros británico-irlandeses.

Esta tercera parte de tan efectiva colaboración se convierte en el álbum titulado “Earth prayer” (Oración de la Tierra):

0025041109222_600cuya carátula presenta una preciosa imagen de un monumento megalítico que, si no me equivoco, son las Piedras de Callanish, que se encuentra en la isla de Lewis y Harris, junto a Escocia.

Dicho disco ve la luz el 17 de agosto de 1.999, publicándose en la discográfica habitual del artista, “Hearts of Space Records”. Se mezcló y grabó en los estudios “Colorado Sound“, en la localidad de Denver, siendo un sentido y sincero tributo a nuestro planeta mediante melodías celtas y letras poéticas provenientes de las islas británicas.

Los colaboradores que rodean a Bill suelen ser los habituales y sólo mencionaré a los que me parece que no he nombrado con anterioridad, a riesgo de repetirme. Y son: Judith Glyde, al violoncello; Kristin Jurkscheidt, a la trompa o corno francés:

Komp_Tri_HochEs2

Como diría Shin-Chan, “Mira que trompa, mira que trompa que tengo…”

Pat Tillery, a la trompeta; Samantha George, al violín y el genial Richard Stoltzman al clarinete, entre otros.

Bill Douglas produce, compone y arregla (además de tocar con maestría los instrumentos habituales) los trece temas que componen el álbum, que comienza con una versión de uno de los cortes del álbum “Cantilena” y que da nombre al presente disco, “Earth Prayer”:

Dos aclaraciones: en primer lugar, para mí (como ya sabréis l@s que me conocéis personalmente) ciertas imágenes que aparecen en el vídeo anterior sobran, pero como van indefectiblemente unidas a la música, pues no las puedo separar…

En segundo lugar, os aconsejo que os desplacéis hasta el “Reproductor de Músicas Posibles” (aquí mismito, a vuestra derecha) y busquéis el tema original, para compararlo y decidir cuál os gusta más. Os daréis cuenta que no tienen absolutamente nada que ver…

Continuará…

Entre la Tierra y el Cielo 11 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

El vídeo que acabáis de ver y escuchar corresponde al tercer corte del disco “Songs of Earth and Sky”, del que hablamos en la anterior entrada y que pretendo acabar en la presente. Se titula “Balyshannon”, aunque supongo que se refiere a la localidad irlandesa de Ballyshannon (con dos eles). Hasta Bill se equivoca a veces… Como habréis podido notar, era una mezcla de música celta y jazz.

Continuamos con el quinto tema, una sencilla aunque preciosa melodía que se titula “The smile of a breeze” (La sonrisa de una brisa, un título algo raro…) y en el que el piano y el clarinete compiten por quién suena mejor. Lo podéis escuchar y descargar en el “Reproductor de Músicas Posibles” que tenéis, como siempre, a la derecha de vuestra pantalla, bastante más abajo.

Y no nos movemos del sitio, ya que aunque saltamos hasta el séptimo corte, “Lady of the lake” (Dama del lago), tendremos que volver al “Músicas” para escuchar esta composición instrumental absolutamente sublime.

Vuelven a cruzarse en nuestro camino las voces etéreas de l@s componentes del “Ars Nova Singers”, cantando una composición poética de Alfred Lord Tennyson que lleva por título el de “Wind of the western sea” (Viento del mar del oeste). Belleza en estado puro en este octavo tema del álbum, como podréis comprobar en el siguiente vídeo:

Damos un saltito hasta el corte número once, en el que nos tropezamos con el “bardo inmortal”, don William Shakespeare, puesto que está basado en una versión de la “Canción del sauce” (o sea, “Willow”, que es como se llama este corte), de su archifamosa obra “Otelo“:

Terminaremos el estudio de este disco con el corte que lo cierra, el que hace número trece y que se titula “I shall not live in vain” (No habré vivido en vano), cuya letra está basada en poemas de la estadounidense Emily Dickinson y del londinense William Blake. Si no os conmueve hasta la médula, es que no os circula la sangre por las venas:

Si puedo impedir que se rompa un corazón, no habré vivido en vano. Si puedo aliviar el pesar de una vida, o calmar un dolor, o ayudar a un pajarillo a volver de nuevo a su nido, no habré vivido en vano (I shall not live in vain – Bill Douglas).

Canciones de Tierra y Cielo 8 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , , ,
add a comment

“Cuando algo funciona, no lo toques”. Es una de mis frases favoritas y que siempre sigo a pies juntillas. Pues algo así debió pensar el bueno de Bill Douglas cuando el 17 de febrero de 1.998 salió a la venta el disco “Songs of Earth and Sky” (Canciones de Tierra y Cielo):

SONGS OF EARTH & SKY_FRONTgrabado codo con codo con sus amigos del “Ars Nova Singers”, del que hablamos en anteriores entradas y que no necesitan presentación.

Eso quiere decir que, más o menos, constituía una “segunda parte” de “Deep Peace”, con lo que sobran más comentarios.

De todas maneras y antes de entrar en materia, deciros que el 10 de marzo de ese mismo año (o sea, pocos días después de su publicación), al gran Richard Stoltzman se le ocurrió hacerle la (sana) competencia a Bill, puesto que publica en el sello RCA el siguiente disco

417EAKFJMTLcon el título “Open Sky: Richard Stoltzman plays the music of Bill Douglas”, en el que el propio Bill acompaña a su amigo Richard en ocho de sus catorce cortes y en el que Richard interpreta a su manera temas ya publicados por su amigo Bill en anteriores trabajos.

Tan sólo quiero que escuchéis uno de ellos, el que le da título al álbum, para que os déis una ligera idea de por dónde van los tiros:

No es más que una versión del tema que apareció en el disco “Kaleidoscope“, que ya recorrimos hace poco en este mismo blog, y que no me pareció suficientemente bueno como para recomendároslo.

Volviendo a “Songs of…”, publicado en “Hearts of space records”, recordaos la “alineación” de los músicos que acompañan a Bill Douglas: con el número uno, Ty Burhoe a la tabla y al tambor de marco,

fd18-frame-drum

Pandero o tambor de marco

Peter Cooper al oboe, Steve Copes al violín, Mike Fitzmaurice al bajo, Bill Jackson al clarinete, Chris Potter y Anne Stackpole a las flautas y, finalmente, Timothy Quigley a la percusión y a la batería. Los “Ars Nova” se dedican a lo suyo, que es cantar, y Bill, además de producir, componer y arreglar los temas, pues toca lo de siempre: fagot, piano y sintetizadores.

Se vuelve a inspirar en la poesía para las letras de las composiciones y, para entrar en harina, comenzamos con el tema número dos, titulado “The cloud” (La nube). Para ver el vídeo, clicad en su parte inferior derecha, donde el icono de YouTube:

Soy la hija de la Tierra y del agua y el niño del cielo, atravieso los poros de las orillas del océano, me transformo pero no puedo morir. Después de la lluvia, cuando nunca se mancha, el pabellón del cielo está descubierto y los vientos y los rayos de sol con sus destellos crean la cúpula azul del aire. Rio en silencio desde mi propia tumba, fuera del alcance de la lluvia (The cloud – Bill Douglas).

La letra está basada en un poema del escritor y poeta romántico inglés Percy Bysshe Shelley, marido de la también escritora Mary Wollstonecraft Godwin, más conocida como Mary Shelley, la creadora del monstruo de Frankenstein.

Los demás temas destacables los analizaremos en la siguiente entrada…

Acabamos con la paz y con la profundidad… 5 octubre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Absolutamente glorioso el comienzo del tema que acabáis de ver/escuchar, con un piano sublime y con el resto de instrumentos que rayan a gran altura. El título de la composición instrumental es “Return to Innishmore” y constituye el noveno de los cortes que componen “Deep Peace”, el álbum que llevamos ya dos entradas desgranando.

Disco que continúa con el tema número diez, que lleva por nombre el de “The voices of children” (Las voces de los niños), basada de nuevo en un poema de William Blake, que también comienza con un suave y tranquilo piano al que se suman las voces celestiales de los “Ars Nova Singers”. Dicha canción la podéis escuchar y disfrutar en el “Reproductor de Músicas Posibles” (como ya sabréis, más abajo a la derecha de vuestra pantalla) y su letra dice lo siguiente:

Cuando las voces de los niños se han escuchado sobre el césped y sus risas sobre las colinas, mi corazón descansa en mi pecho y todo lo demás no importa. Luego mis niños vuelven a casa cuando el sol se oculta y el rocío de la noche resurge. Vamos, vamos, dejemos de jugar y vayámonos hasta que la mañana vuelva a aparecer en los cielos. No, no, dejadnos jugar, todavía es de día y no podemos irnos a dormir. Además, en el cielo los pajarillos vuelan y las colinas todavía están llenas de ovejas. Bueno, está bien, id y jugad hasta que la luz del día se consuma, y luego iros a casa a dormir. Los pequeños saltan y gritan y rien, y todas las colinas les hacen eco (The voices of children – Bill Douglas).

Como llega la tarde, sale la estrella vespertina, que es como se titula el corte número once del disco, “Evening Star”, que aunque tiene una estructura musical ya conocida, merece la pena no dejarla a un lado y escucharla debidamente en el siguiente vídeo:

Acabaremos el desarrollo del álbum con el corte número doce, titulado “Irish lullaby” (Canción de cuna irlandesa), con letra basada en una composición del poeta dublinés Alfred Graves y en el que las verdaderas protagonistas son las angelicales voces de l@s integrantes del grupo coral “Ars Nova”, del que volveremos a hablar con ocasión del siguiente disco de Bill Douglas. Pero eso será en la siguiente entrada…

De momento, conformaos con la canción antes mencionada:

Nana, nana, dulce pequeñín, no llores. Yo te meceré, mi dulce niño, para que estés en una cuna de oro, sobre la rama de un sauce. Duerme, querido, duerme sin miedo, mamá está aquí, junto a tu almohada. Yo te puesto, mi dulce niño, a dormir en una barca de plata sobre un bello río, donde susurran las blancas cascadas y ondean las verdes banderas. Duerme, mi querido bebé, duerme sin miedo, mamá está aquí, siempre contigo (Irish lullaby – Bill Douglas).

Profunda y pacíficamente 29 septiembre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , ,
add a comment

Bueno, el vídeo que acabáis de ver y escuchar corresponde al cuarto tema del disco “Deep Peace” (Paz profunda) que comenzamos a desgranar en la anterior entrada, llevando por título el de “The wandering Moon” (La Luna errante), la primera de las piezas instrumentales que componen el álbum.

Que continúa, de nuevo, con las angelicales voces del coro “Ars Nova Singers”, deleitándonos con “O Earth, O Earth, Return” (Oh Tierra, Oh Tierra, Regresa), basada en el canto litúrgico “Dona nobis pacem” (Danos la paz), un canon a tres voces (prestuntamente atribuído al gran Mozart), en el que cada una de las voces canta la misma melodía pero comenzando en un tiempo diferente, dándole mayor énfasis. La letra es de un poema de William Blake y constituye el quinto corte del disco, que suena así:

¡Oh Tierra, Oh Tierra, Regresa! Álzate desde la hierba cubierta de rocío, la noche está cansada y la mañana se eleva del sueño. No te apartes nunca más: ¿Porqué te marchitas? No te apartes. El fondo sembrado de estrellas, la orilla mojada, se rinden contigo al romper el día. Danos la paz (O Earth, O Earth, return – Bill Douglas).

Damos un pasito más, hasta el sexto tema, que lleva por título el de “The secret forest” (El bosque secreto), otra de las increíbles maravillas instrumentales que oculta el disco y que os ofrezco a continuación:

Volvemos a la poesía en el octavo corte, titulado “Red rose, sad rose” (Rosa roja, rosa triste), con letra del poeta irlandés William Butler Yeats y en el que destaca el clarinete de Bill Jackson, que surge de entre las extrardinarias voces de los “Ars Nova”:

Rosa roja, rosa orgullosa, ¡rosa triste de mis días! Ven junto a mí, durante un rato canto a la manera antigua: acércate, que no te ciegue el destino del hombre, te encuentro bajo las ramas del amor y del odio, en todas las locuras que hacemos a diario, belleza eterna errando a su manera (Red rose, sad rose – Bill Douglas).

Acabaremos de desgranar el álbum en la siguiente entrada…

 

Deep Peace 26 septiembre 2014

Posted by irreductiblepuntocom in Music.
Tags: , , ,
add a comment

Amo la poesía tanto como la música y estoy particularmente satisfecho de presentar estos arreglos musicales de algunos de mis poemas favoritos. Para mí, estos poemas expresan ternura, pureza, alegría e intensidad. Buscando componer las melodías más bonitas que pudiese, para inspirarme me dirigí a una de las más grandes tradiciones melódicas del mundo: la música folk de las islas británicas (Bill Douglas).

Los paisajes de Irlanda y del Reino Unido son los que también inspiran su siguiente disco, titulado como una de sus canciones más representativas y que apareció en su primer disco: “Deep Peace” (Paz profunda),

billdouglas-deeppeace

publicado el 17 de septiembre de 1.996 en la discográfica de siempre, “Hearts of space”.

Son los “Ars Nova Singers” quienes van a perfeccionar aún más si cabe las maravillosas melodías de míster Douglas, a los que acompañan junto con Peter Cooper al oboe y Stephanie Arado al violín, como novedades más destacadas, junto al “equipo médico habitual”.

Trece son las composiciones que completan el disco, que comienza con la versión coral de “Deep Peace”, bendición gaélica tradicional magnificada por las celestiales voces de los “Ars Nova Singers”:

Coincidiréis conmigo que esta versión supera con creces la original, que aparecía en su primer disco.

Continuamos con una canción tradicional escocesa, que lleva por título el de “Flow gently, sweet Afton” (Fluye suavemente, dulce Afton), inspirada en el poema dedicado por el escocés Robert Burns al río Afton. Es el segundo tema del disco y os recomiendo encarecidamente que os dejéis mecer por las voces de l@s componentes del “Ars Nova”:

Fluye suavemente, dulce Afton, entre tus verdes laderas, fluye suavemente, cantaré contigo una canción en tu alabanza. Mi Mary está dormida por el murmullo de tu corriente, fluye suavemente, dulce Afton, no molestes su sueño. La corriente cristalina, Afton, con qué belleza se desliza,  y  los vientos en la cuna donde mi Mary descansa. Allí me asombro a diario, en pleno mediodía, de ver mis rebaños y a mi dulce Mary. Qué agradables tus orillas y qué verdes valles, donde la primavera vuela salvaje en los bosques, a menudo allí, como un suave atardecer llora sobre el prado, el fragante abedul da sombra a mi Mary y a mí (Flow gently, sweet Afton – Bill Douglas).

Otro poema, en este caso de William Blake, es la fuente de inspiración del tercer corte, titulado “Piping down the valleys wild” (Tocando música por los valles silvestres):

Tocando música por los valles silvestres, cantando canciones de agradable júbilo, sobre una nube ví a un chiquillo y riéndose me dijo: “¡Canta una canción sobre un cordero!” Así canto con alegría. “Gaitero, toca esa canción otra vez” (Piping down the valleys wild – Bill Douglas).

Continuaremos en la siguiente entrada…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.